PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Mindfulness para niños: ¿sirve de algo?

Mindfulness para niños

Mindfulness para niños

Las técnicas de mindfulness no sólo son útiles para adultos, también para niños.  No es una moda, es una poderosa herramienta para controlar el estrés y la ansiedad que ya afectan no sólo a nosotros, los adultos, sino también a nuestros hijos.

La palabra mindfulness se puede traducir como “consciencia” como “atención plena”. Si la ansiedad viene de revivir el pasado o de adelantar el futuro, siempre con una perspectiva catastrofista, el mindfulness enseña a centrarse en el presente, en el aquí y el ahora, en nosotros. A meditar. Así nos llenamos de energía y nos limpiamos internamente, llenándonos además de energía para la vida diaria.

En realidad, los niños, por su propia naturaleza, viven en el presente: con sus juegos, con su alegría, con su empezar todos los días y todas las tareas como si fueran los primeros…

El mindfulness ayuda a combatir el estrés de los niños

Sin embargo, los niños sienten estrés en el colegio con los deberes excesivos, con los controles y exámenes semanales, con la actividad continua en forma de extraescolares, de compromisos sociales (cumpleaños, competiciones deportivas…). La multiplicación de las pantallas parece estar empeorándolo todo, según la opinión de muchos psicólogos.

Con nuestros tres hijos hemos sufrido ya malas experiencias en ese sentido: lágrimas a las once de la noche porque no se saben al dedillo el temario del examen del día siguiente, bloqueo a la hora de reconocer y gestionar emociones como el miedo al fracaso o la tristeza, agresividad como forma de encauzar enfado…

Mindfulness para niños

Hemos probado una sesión de mindfulness familar y os contamos nuestra experiencia

Cuando hablamos con otros padres, todos confiesan haber pasado por situaciones parecidas. Nuestros niños, sobre todo si viven en un ambiente urbano, están estresados. ¿Cómo podemos ayudarlos? Enseñándoles a reconocer esa ansiedad, ese estrés, y sobre todo a ponerle remedio. Pues el mindfulness es la respuesta (o al menos una de ellas) a todo eso.

Quienes ya lo han probado no pueden estar más contentos y van contándolo a sus amigos y familiares; ya hay libros específicos –como cuentos– dirigidos a enseñar meditación a los niños. Sin embargo, esta pequeña revolución aún no ha llegado a los colegios, donde sería fácil implantar una práctica diaria de 15 minutos que ayudaría increíblemente a nuestros hijos.

Mindfulness en el colegio

El área de Cataluña está más avanzada en este sentido, pero aún queda mucho camino por recorrer. En este reportaje de RTVE explican cómo está la situación y cómo se aplica el mindfulness tanto a los adolescentes y jóvenes como a los más pequeños:

Técnicas de mindfulness para niños

Los mayores podemos –y no siempre– concentrarnos en nuestra respiración y poco a poco llegar a un estado interior de paz. No es tan fácil como puede parecer, porque por eso hay clases de meditación con un guía que nos ayuda en ese pequeño viaje.

Para los niños, las técnicas son completamente diferente. Ellos lo comprenden todo desde el juego, desde el entretenimiento o la actividad artística (por eso lo de pintar mandalas los tranquiliza mucho cuando están nerviosos).

Para conocer de cerca esas técnicas de mindfulness para niños, hemos hablado con las creadoras de una iniciativa muy innovadora (al menos en Madrid) denominada Cuarto de Contadores. Eva, Cristina y el resto de psicólogas y pedagogas que lo componen intentan combatir el estrés emocional en todos sus formatos y con todas sus causas y manifestaciones: estrés por exámenes, estrés emocional, acoso escolar…

Mindfulness para niños

Para los niños pequeños el mindfulness tiene que ser sensorial y divertido

Hemos hablado con ellas y nos han explicado que para los niños pequeños el mindfulness tiene que ser sensorial y divertido, hay que darle un sentido que ellos puedan entender. Por eso, se apoyan en objetos sencillos con los que el niño puede jugar y fijar su atención: muelles multicolores, plumas, pequeños objetos cotidianos… De esa forma, el niño logra hacer conscientes sus emociones y, cuando luego tiene una negativa, logra reconducirla a un sentimiento más positivo.

Ellas organizan sesiones de mindfulness como una actividad extraescolar. Cristina, que es especialista en esta forma de meditación infantil, empieza cada sesión con un calentamiento en el que los niños se mueven, saltan, sonríen, sin un orden ni una forma determinados. Se trata de que se sientan en contacto consigo mismos y con su entorno. Trabajan con ellos cómo gestionar el miedo, la inseguridad, cómo aumentar la confianza.

Los padres están tan contentos con cómo esta actividad ayuda a sus hijos que quisieron participar en ella, así que ahora también organizan mindfulness para padres con sus niños (hasta 12 años). Planesconhijos.com participó en una de esas actividades (un sábado por la mañana, para que todos pudiéramos ir) y la disfrutamos a fondo. Los niños participan, ríen… pero también se relajan y luego, cuando les preguntas, dicen que se sienten muy bien.

La caja de la calma

Con sus niños de mindfulness, Cristina ha creado la “caja de la calma” , un recurso lúdico para que los niños practiquen mindfulness en aquellos momentos en los que la rabia, la inquietud, el enfado o la frustración los invaden y los niños necesitan desconectar.

Mindfulness para niños

La caja de la calma ayuda a controlar el estrés en casa

La caja contiene diferentes objetos con los que ya han trabajado en grupo y es muy importante que la tengan en casa accesible en el lugar que ellos elijan. Así, cuando sienten estrés o alguna de esas emociones negativas que ya saben reconocer, acuden a la caja y eligen el objeto que les puede ayudar: la tarjeta de la respiración, la cremallera que se abre y cierra al inspirar o exhalar, el octaedro de colores, el barco de la respiración… Su objetivo es siempre el mismo: acompasar la respiración con un movimiento asociado a esos objetos, de forma que el niño se concentre en ella y llegue a la calma, bien solo (recordando lo que ha practicado en grupo) o bien en familia (los padres, que han aprendido en la actividad de padres con hijos, pueden dirigir y participar con los niños).

Fotos de nuestra sesión de mindfulness en familia

Por cierto, algo fundamental es convertir esta práctica en rutina, porque de esa repetición nace la verdadera incorporación del mindfulness a la vida, que es la forma de que sea una herramienta perfecta para hacernos a todos más felices.

  • Yolanda comentó:

    Fantástico. Hemos probado la actividad de mindfulness y nos ha gustado mucho. Seguiremos con estos talleres. Gracias Eva y Cristina

    • Isabel Gª Casado comentó:

      Gracias, Yolanda, a nosotros tamnbién nos gustó mucho y, sobre todo, a los niños parece sentarles genial… 😉

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies