PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Universidad de Alcalá, una visita a la historia

Visita a la Universidad de Alcalá

Visita a la Universidad de Alcalá

Una visita a Alcalá de Henares no está completa sin conocer su universidad. Sí, a los críos las visitas a la universidad, a priori, no les hacen mucha ilusión, pero les dijimos que nos iban a contar cómo vivían los estudiantes de hace muchos siglos, cómo eran los exámenes y las notas… en fin, todo eso los hizo conectar con lo que estábamos viendo y todo marchó sobre ruedas.

La entrada cuesta 4,5 euros e incluye ver la maqueta de la ciudad, que se encuentra en la sala contigua a la tienda, que es donde están las taquillas. La visita es guiada y dura unos 45 minutos, pero no se hace larga, porque te van contando muchas anécdotas y chascarrillos y todo el mundo echa unas risas. Se empieza por la fachada, que es la única parte en la que hablan más con tecnicismos arquitectónicos, artísticos, de mitología. Luego, se entra a la universidad propiamente dicha (el colegio de San Ildefonso) y se van recorriendo sus patios, cada uno con sus características particulares, tanto en construcción y estilo artístico como en uso: la zona más noble, la zona de los becarios pobres, la de los suministros para el día a día…

Otra actividad interesante en Alcalá de Henares puede ser esta Ruta musical del Siglo de Oro español, una buena oportunidad de acercar a los niños a la música antigua en diferentes entornos de la ciudad, o una completa Ruta de Cervantes por Alcalá de Henares.

Fotos: visitamos la Universidad de Alcalá de Henares

Sobre el origen y fundación de la Universidad de Alcalá de Henares, en el siglo XV, no hay que olvidar sobre todo un nombre: el Cardenal Cisneros. Así lo explica la web de la universidad. “Aunque ya desde 1293, Alcalá contaba con un Estudio General aprobado por el Rey Sancho IV, la Universidad de Alcalá fue fundada por el Regente de España, el Cardenal Cisneros, en 1499 como proyecto educativo absolutamente novedoso. En él se conciliaban los mejores modelos de la tradición de entonces, París y Salamanca, con aquellos otros más innovadores como Bolonia y Lovaina. El Cardenal Cisneros quiso que esta Universidad, que nacía con la edad Moderna como avanzada en España de las corrientes renacentistas y humanistas de Europa, fuera el crisol donde se educara no sólo el clero regular y secular dispuesto a afrontar la reforma eclesiástica, sino también los nuevos funcionarios competentes que necesitaban los reinos de España. El éxito de aquella empresa hizo que Alcalá se convirtiera en la sede de una aristocracia universitaria que hizo posible nuestro Siglo de Oro”.

A pesar de esas palabras, lo cierto es que los estudios en Alcalá duraban largos años (hasta que los alumnos cumplían 35 años) y las normas eran muy estrictas (incluían no salir por la noche y no ser visto en compañía femenina ni fuera ni dentro del recinto), por lo que muchos alumnos acababan desobedeciendo y siendo castigados, con la cárcel o, en el peor de los casos, con la expulsión.  Así les ocurrió a Lope de Vega y a Quevedo, por ejemplo. Las historias que cuenta la guía sobre la cárcel y los castigos es de lo que más gusta a los críos (y a los mayores ;-), sobre todo cuando comprueban que sus protagonistas son hombres considerados hoy grandes escritores.

Interior de la Universidad de Alcalá

Interior de la Universidad de Alcalá

El itinerario termina en el paraninfo, el lugar donde los estudiantes hacían su examen de doctorado y donde hoy se entrega el Premio Cervantes de las Letras Españolas. Es ahí donde se explica el ritual seguido en esos exámenes finales que muy pocos candidatos aprobaban: se les examinaba por su tranquilidad y templanza y también por sus conocimientos, pero no sólo por éstos. Mientras respondían a las preguntas que los profesores les hacían, el público asistente tenía derecho a insultarlos, a increparlos, a distraerlos con charlas diversas… Aprobar era casi un milagro. Además, si todo salía bien, el nuevo doctor salía por la llamada puerta de la Gloria y atravesaba el mercado de la ciudad para cumplir con su última obligación: invitar a comer a toooda la ciudad.

Alcalá se llama Complutum en época romana, de ahí que la universidad se llame Complutense.

Horarios y precios para visitar la Universidad de Alcalá

  • Lunes a viernes: a las 10, a las 11, a las 12, a las 13, a las 16, a las 17, a las 18 horas.
  • Domingo: a las 11, a las 12,  a las 13, a las 14, a las 16, a las 17, a las 18.
  • Sábados y festivos: a las 11, a las 12, a las 13, a las 14, a las 16, a las 17, a las 18 y a las 19 horas.
  • Precio: 4,5 euros (3 euros para familia numerosa)
  • Más información en http://visitasalcala.es/.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies