PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Ir a un mercado tradicional: haz la compra con tus hijos

Vamos a la compra con los niños, a un mercado tradicional

Vamos a la compra con los niños, a un mercado tradicional

Los niños de hoy sólo conocen los supermercados. Mis hijos, al menos, apenas han pisado un mercado de verdad, y es un plan barato y muy divertido. Me llevé a los tres al mercado tradicional donde iba con mi abuela cuando era pequeña, el que está en el Paseo de los Jesuitas, en Madrid. Íbamos a que aprendieran y, de paso, a hacer la compra el sábado por la mañana.

Mercado tradicional: profesionales y artistas

Vamos a la compra con los niños, a un mercado tradicional

Los buenos pescaderos son unos artistas del cortado y limpieza del pescado

Los vendedores vocean de vez en cuando sus mercancías, hay que saber pedir la vez, los pescaderos y carniceros son auténticos artesanos —qué digo artesanos, ¡artistas!— de los cuchillos y el despiece…

Es todo un placer contemplar cómo un pescadero buen conocedor de su oficio te coge una palometa, te la limpia, te la hace filetes… siempre rozando el filo de sus tremendos utensilios, afilándolos –chis-chas, chis-chas— en un santiamén…

Los niños se quedan boquiabiertos. Ahora, además, muchas pescaderías tienen un sistema para lanzar vapor de agua de vez en cuando sobre todo el pescado expuesto —los “enanos” alucinan—, para que parezca siempre fresco.

Los vendedores de los puestos de los mercados tradicionales miman en producto y a sus clientes

Los vendedores de los puestos de los mercados tradicionales miman en producto y a sus clientes

El mercado tiene, además, la ventaja de que aprenden cosas necesarias: hay que repasar que te han hecho bien la cuenta y que te dan correctamente la vuelta, hay que estar atentos y comparar los precios y calidades de al menos dos puestos antes de decidirse por comprar en uno u otro.

También hay que ser un poco “maliciosos” para que el vendedor no te meta en la bolsa una manzana pocha o un tomate pasado (la pirámide es bonita por fuera, pero detrás esconde lo más feo y el vendedor siempre intenta colarte alguna pieza, sobre todo si no eres cliente habitual).

Las tiendas diferentes de un mercado tradicional

Vamos a la compra con los niños, a un mercado tradicional

Vamos a la compra con los niños, a un mercado tradicional

Y, lo mejor de todo: descubrir esas tiendas diferentes, como el puesto del afilador o, sobre todo, la inefable casquería; para ellos es una tienda de Halloween: lenguas, cerebros, pies de cordero, filetes de corazón, estómagos en trocitos, sangre cocida…. Ahí sí que nos echamos unas risas.

Fotos: a la compra con los niños, en un  mercado

Y un plus para los vendedores: a casi todos les gusta bromear con la clientela, requebrar a las chicas, tomar el pelo a los maridos y… siempre tienen un guiño, un chiste o un caramelillo para los niños.

Categoría: Comprar con niños

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies