PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Ruta de la almadraba, en Conil

Recorremos la ruta de la almadraba, en Conil

Recorremos la ruta de la almadraba, en Conil

La ruta de la almadraba es una de las más interesantes de las que organiza el Centro de Iniciativas Turísticas de Conil. Toda esta zona de Cádiz, desde Conil de la Frontera hasta Tarifa, practica desde hace milenios un tipo de pesca tradicional del atún introducida, al parecer, por los fenicios y que luego ha acabado denominándose con una palabra árabe: almadraba. Su significado es “lugar de lucha” y seguramente hace alusión a la forma final en que se captura al atún, con una pelea casi directa entre el pescador y el animal.

La pesca con almadraba se desarrolla en Conil desde febrero hasta junio y al final de esta temporada se suele organizar la ruta gastronómica del atún de almadraba en los restaurantes de la zona.

Orígenes de Conil de la Frontera

Conil de la Frontera es un bello pueblo de pescadores que se desarrolló en torno a la pesca con almadraba del atún

Conil de la Frontera es un bello pueblo de pescadores que se desarrolló en torno a la pesca con almadraba del atún

En la visita que hemos hecho con el C.I.T., guiada esta vez por Pedro, empezamos conociendo el origen de Conil, como un enclave entregado a Guzmán el Bueno, señor de Tarifa, como recompensa por su acción reteniendo a los musulmanes al otro lado del Estrecho de Gibraltar. Los árabes habían secuestrado a uno de sus hijos y le ofrecieron su vida a cambio de que les entregara la ciudad de Tarifa. Si no lo hacía, matarían al pequeño. Guzmán no sólo no les entregó la población, sino que les lanzó desde lo alto de su muralla su propio puñal para que mataran a su hijo, pronunciando las famosas palabras: “Más vale honra sin hijo que hijo sin honra” (eso al menos dice la leyenda).

También Conil tenía murallas, con sus cuatro puertas, pero sólo queda un pequeño vestigio de esa protección de piedra que, hace siglos, permitía a los conileños parapetarse ante los ataques de piratas.

Como señor de las almadrabas, Guzmán el Bueno controlaba la pesca del atún, que siempre estuvo en manos de los poderosos. Los pescadores que trabajaban para él eran presidiarios a los que se conmutaba la pena de cárcel por la almadraba, lo que da idea de lo duro de este arte de pesca. El pueblo de Conil se fue formando en torno a esa actividad pesquera, además de la jábega, otro tipo de captura en la que se tendían las redes muy cerca de la playa y la gente del pueblo, tirando, iba recogiendo los peces. Ésa es el arte de pesca popular, frente a la almadraba, dominada por la nobleza.

La Torre vigía de Guzmán destaca en el 'skyline' de casas blancas de Conil

La Torre vigía de Guzmán destaca en el ‘skyline’ de casas blancas de Conil

Tras la pesca, los atunes eran trasladados a la chanca, la factoría donde se despiezaba, se limpiaba y se salaba antes de enviarlo a las mesas de ricos señores no sólo de Andalucía sino también del resto de la Península. En el lugar donde estaba esa fábrica el ayuntamiento de Conil acaba de inaugurar un gran centro cultural, respetando al máximo la estructura primigenia del edificio y sus diferentes dependencias, hoy utilizadas como biblioteca, sala de lectura, patio de conciertos, etc..

En el antiguo edificio de despiece del atún se visita una pequeña exposición con maquetas que explican el origen de la pesca con almadraba y muestran cómo se colocan las redes y cómo se capturan los atunes.

Para acabar la ruta, se sube a la torre de Guzmán, en el centro de Conil, desde donde los señores vigilaban el desarrollo de la almadraba, para terminar en una de las tabernas del pueblo –os la aconsejamos, se llama La Pepa– degustando una sabrosa tapa de atún con una bebida. Los niños, que siguen bastante bien todas las explicaciones, terminan mojando pan en la salsita y entendiendo así, con sensaciones gastronómicas, el verdadero sentido de la pesca con almadraba.

Fotos de la ruta de la almadraba en Conil

Qué es la almadraba

En la almadraba las redes se tienden de forma vertical (con flotadores por arriba y pesas por abajo) formando un laberinto. Los atunes, procedentes del océano Atlántico, se dirigen hacia el Estrecho para desovar y luego regresan a su lugar de origen. En esos desplazamientos, nadan cerca de la costa, para evitar los depredadores que pueden atacarlos. Ahí, se topan con las almadrabas instaladas por los pescadores gaditanos: se meten en el laberinto y, al tratar de escapar, en realidad sólo entran más en él, hasta el punto central, del que ya no pueden salir. Ahí, desde los barcos situados junto a las redes, los marineros los van alcanzando con arpones y subiendo a cubierta. Ese es el lugar de lucha al que se refiere el término “almadraba”. Los atunes, estresados, se activan tanto que su carne se llena de sangre: es el atún rojo de almadraba que los japoneses se aprestan a comprar antes incluso de que llegue a puerto, trasladándolo de barco a barco y llevándoselo de inmediato a Japón.

El guía de la ruta, Pedro, explica a los niños la técnica de la pesca del atún con almadraba

El guía de la ruta, Pedro, explica a los niños la técnica de la pesca del atún con almadraba

Cómo hacer esta ruta de la almadraba

Contacta con el Centro de Iniciativas Turísticas de Conil llamando al teléfono 956 11 33 28 o dirigiéndote directamente a la calle Laguna 7 de Conil de la Frontera.

  • Día de las ruta: viernes a las 20:00 horas
  • Precio de la ruta: 10 euros para adultos y 5 euros para niños.

Vídeo: la pesca del atún con almadraba

Categoría: Cádiz

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies