PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Origen de los huevos o «monas» de Pascua

Huevos y monas de Pascua

Huevos y monas de Pascua

Desde muchos días antes de Semana Santa, en las pastelerías y panaderías de nuestro país, en los supermercados y en todo tipo de tiendas de alimentación empiezan a exhibirse llamativas figuras de chocolate que hacen las delicidas de los peques… y los no tan peques 😉

En algunos lugares de España, estas figuras vienen acompañadas de un panquemado o bollo dulce para completar la merienda, y al conjunto se le llama mona de Pascua. La tradición dice que son los padrinos o madrinas de los niños quienes regalan este dulce a sus ahijados o ahijadas.

Hay muchas explicaciones presuntamente históricas sobre los huevos de Pascua, esos de chocolate o decorados que vemos en los días de Semana Santa y, sobre todo, el domingo de Resurrección (o domingo de Pascua) en todas las pastelerías. Hoy vamos a intentar despejar algunas incógnitas al respecto 😉

Huevos de Pascua: tradición prehistórica

Consumir huevos al final del invierno parece que era un hábito ya desde épocas prehistóricas, pues era cuando las aves comenzaban a criar y los humanos podían arrebatárselos y consumirlos. Sin remontarnos tanto, parece que en Egipto existía una cierta costumbre, no ligada a un momento del año determinado, de decorar huevos previamente vaciados como una práctica ornamental quizás ligada a cultos de fertilidad. Lo cierto es que, antes de la llegada del Cristianismo, el huevo era un símbolo de fertilidad en todas las religiones y ritos paganos y, además, las ceremonias de fertilidad iban unidas a la llegada de la primavera y también al solsticio de verano, de ahí la costumbre de las hogueras de San Juan.

El Cristianismo reconvirtió muchos ritos paganos en fiestas cristianas, manteniendo y adaptando muchos de sus símbolos. En el caso de los huevos de Pascua, se puede reconocer una idea de nacimiento y principio de la vida como la resurrección es en cierto modo un renacer. Hasta ahí, todo coherente, ¿verdad?

¿Por qué hay huevos de Pascua decorados?

Huevos de Pascua decorados

Huevos de Pascua decorados

La Semana Santa es el final de la Cuaresma, que acaba justo el domingo de Pascua y, como sabemos, en Cuaresma no se puede comer carne (de ahí el nombre de Carnestolendas, en latín algo así como “carnes quitadas”, con el que también se la conoce, Carnestoltes en catalán). Durante la Edad Media, esa prohibición se aplicaba a toda la época de Cuaresma y a más alimentos, entre ellos los productos lácteos y… ¡los huevos! Según algunas explicaciones, para conservarlos durante todos esos días, los impregnaban de cera y, para el domingo de Pascua, cuando la Cuaresma acababa y ya podían comerlos, les hacían pequeños dibujos grabando líneas en la cera, lo que sería el origen de los huevos de Pascua decorados. Otros dicen que la gente los cocía y pintaba y así podía diferenciarlos de los frescos y comérselos los primeros el domingo de Pascua.

Huevos de Pascua decorados

Huevos de Pascua decorados

Esas pinturas serían sencillas en un primer momento (la gente del pueblo utilizaba hojas de árbol como patrón para decorar los huevos) y mucho más complejas después. Las clases altas aprovecharían este elemento para destacar su riqueza y los ornamentaría con materiales y recursos más caros y recargados.

Huevos de Pascua de chocolate

Algunas de esas decoraciones se hacían con azúcar y frutos secos, en relieve, y se los daban a los niños, por lo que pronto se convirtieron en una especie de golosina asociada a la celebración de la Pascua. De ahí al huevo de chocolate no hay más que un paso, que se dio ya más avanzado el tiempo, hacia el siglo XIX y en Francia e Inglaterra. Como el chocolate es moldeable, pronto se comenzaron a fabricar otras figuritas relacionadas (gallinas, pollitos, ocas…). Los conejos de Pascua tienen otra historia (que os contaremos en un próximo post).

La «mona» de Pascua

Monas de Pascua: figuras de chocolate

Monas de Pascua: figuras de chocolate

En España, en la zona mediterránea (Cataluña, Valencia y Baleares sobre todo) esta costumbre ha arraigado mucho, quizás por su mayor contacto con Francia, donde la tradición es más antigua. El lunes de Pascua (el siguiente al domingo de Resurrección), los padrinos regalan a sus ahijados una figura de chocolate o una mona de Pascua, en la que el huevo va dentro de un bollo.

Fotos: diferentes representaciones del huevo de Pascua

En esta galería compartimos algunas imágenes de las creativas monas de Pascua que podemos encontrar en nuestras tiendas:

En Europa Central, en Gran Bretaña y en Estados Unidos, la costumbre es jugar a la búsqueda de los huevos de Pascua con los niños. ¿Sabes lo que és? En el siguiente post te explicamos el origen de la búsqueda de los huevos de Pascua, que poco a poco va calando en España como otras muchas celebraciones de otras culturas.

Categoría: Historia

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies