PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Vejer de la Frontera: como un vigía en la montaña

Vistas desde el castillo de Vejer de la Frontera

Vistas desde el castillo de Vejer de la Frontera

Una de esas tardes tranquilas, después de haber pasado la mañana en las playas de Conil, ducharnos, comer y echar una siestecita (las vacaciones en el sur son siempre así de estresantes), buscamos un lugar bonito para pasar la tarde, ya sin calores. No lejos de Conil, en lo alto de un monte, se levanta una población preciosa, con aires de fortaleza, llena de recovecos, con vistas a toda la llanura del interior de Cádiz… Esa población se llama Vejer de la Frontera.

Nosotros fuimos en coche y lo dejamos en el parking que está al lado de la oficina de turismo, en la que entramos a preguntar. Nos dieron un plano y algunos folletos, y nos explicaron que había una ruta guiada por Vejer, a las siete de la tarde, que duraba una hora y media aproximadamente. Como íbamos con varios niños pequeños (ese día nos acompañaban nuestros sobrinos), preferimos aventurarnos a dar un paseo por nuestra cuenta. Y la verdad es que resultó muy bien.

Callejón antiguo en Vejer de la Frontera

Callejón antiguo en Vejer de la Frontera

Como muchas poblaciones andaluzas, Vejer de la Frontera tiene conventos, iglesias y casonas nobles que merecen una visita detenida, pero justamente esos monumentos son los que menos interesan a los niños, así que nuestro paseo fue más en plan: “vamos a subir por esta  montaña hasta llegar a la fortaleza que está en la cima, como si fuéramos guerreros”. Les explicamos que desde arriba se verían todos los alrededores y que podríamos otear la llegada de posibles enemigos que quisieran atacarnos… En fin, esta pequeña puesta en escena es importante porque los críos tienen que estar motivados para la caminata, casi toda ella cuesta arriba.

Fotos: Vejer de la Frontera, con niños

Vejer es un pueblo típico de casas tradicionales encaladas, calles serpenteantes y estrechas, muy laberínticas… no se puede recorrer en coche. Hay que dejar el vehículo en el aparcamiento turístico proveerse de agua y… echarse a andar. Si uno piensa que, al final del camino, hay una fortaleza que se va a conquistar, todo resulta más fácil ;-)). Siguiendo el plano, fuimos ascendiendo a través de arcos, restos de muralla y fachadas blasonadas hasta llegar al castillo árabe. ¿El premio? El orgullo de haber llegado, unas vistas magníficas y… un helado para todos.

Si, en vuestro caso, sí queréis recorrer los monumentos y prestarles la atención que se merecen, os aconsejamos que vayáis a la oficina de turismo de Vejer de la Frontera y sigáis sus indicaciones o bien os apuntéis a alguna de las rutas que organizan.

Vídeo: cómo ser feliz en Vejer de la Frontera 🙂

Escrito por Isabel Gª Casado

Isabel Gª Casado

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR