PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

El acueducto de Segovia, con niños

Vista de Segovia y su impresionante acueducto

Vista de Segovia y su impresionante acueducto

Hay pocos monumentos que atraigan tanto a los niños como el acueducto de Segovia. Es grande, es sencillo, está al aire libre… De hecho, en una visita a Segovia con los niños, ni siquiera tienes que programar una visita la acueducto, porque la visita se hace sola dando un sencillo paseo por la ciudad.

El acueducto de Segovia fue construido hace más de dos mil años por los romanos.Sí, el Imperio Romano, tan mitificado en películas, dibujos animados, comics… es una de las épocas más atractivas de la historia en el imaginario de un niño, y eso hay que aprovecharlo.

Segovia es una ciudad bien comunicada, de fácil acceso y que se puede ver en un día (si es un fin de semana, mejor, claro), así que, viváis donde viváis, os podéis organizar una excursión en familia y disfrutar de cultura, de paisaje y de gastronomía con vuestros hijos, que de todo eso tiene Segovia mucho y bueno.

Nosotros vivimos en Madrid, ya sabéis, y en aproximadamente una hora nos acercamos un domingo soleado a Segovia con los niños, mi hermana y mi sobrino de 5 años. Un día de vuelta a las raíces, porque nuestra familia es originaria de dos pueblecitos de Segovia: Aldealcorvo y Matabuena. Sí, sentimos debilidad por la “capital” de la provincia, pero con razón, porque es una ciudad preciosa.

Vista del acueducto de Segovia

Vista del acueducto de Segovia

El acueducto es lo primero que ves cuando te vas aproximando al centro, vengas de donde vengas. Su alargada y “arqueada” silueta esta tan unida a Segovia que forma parte de su escudo. Eso a los críos también les hace mucha gracia y los ayuda a fijar la importancia de esta construcción, levantada entre el siglo I y II después de Cristo, cuando los romanos aún dominaban Hispania y el Imperio aún no se había desmoronado (eso ocurrió en el siglo III, no mucho después en términos históricos).

Justo al lado del acueducto, la imagen de una loba y dos bebés aproximando sus bocas a la ubre del animal, nos recuerda la leyenda fundacional de la gran urbe de todos los tiempos: Rómulo y Remo, los gemelos abandonados y criados por una loba que formarían el núcleo de lo que luego sería el gran Imperio Romano.

Estatua de Rómulo y Remo amamantados por una loba

Estatua de Rómulo y Remo amamantados por una loba

Formado por arcos en varios pisos, el acueducto de Segovia lleva a la ciudad el agua de la Fuenfría, situada a 17 km, en un paraje llamado La Aceveda. Desde allí se recogía el agua y, aprovechando el desnivel, se llevaba hacia las fuentes públicas urbanas, donde la población se aprovisionaba ayudándose de cántaros y otros cacharros de cerámica.

Detalle de los sillares del acueducto de Segovia

Detalle de los sillares del acueducto de Segovia

El acueducto de Segovia fue construido con bloques de piedra que fueron alzados, en dos pisos de arcos, con grandes tenazas y colocados ayudándose de andamios y de poleas. Los sillares (que así se llaman esos bloques de granito) tienen agujeros a los lados justo para poder ser enganchados por esas herramientas y colocados en su arco correspondiente. Están sujetos por la propia fuerza que ejercen unos sobre otros, sin ningún tipo de cemento ni argamasa entre ellos. En su parte más visible mide 750 metros y la mayor altura es en la Plaza del Azoguejo (donde también encontrarás la oficina de Turismo).

Hasta ahí, la parte práctica, porque luego viene la legendaria, esa que deja a los niños boquiabiertos y a nosotros, que les contamos la historia, como unos sesudos padres que se las saben todas, jeje.

Fotos del Acueducto de Segovia

En esta galería os dejamos algunas de las espectaculares fotos que hemos podido hacerle al acueducto de Segovia en nuestras visitas a la ciudad:

Leyenda del Acueducto de Segovia

Pues, en efecto, cuenta la leyenda que un día una joven que volvía de recoger agua a varias horas de la ciudad de Segovia, se quejaba amargamente de ese camino tan largo que debía realizar regularmente con su cántaro. Tan enfadada estaba que, en medio del camino, se detuvo y gritó: “¡Daría lo que fuera por que el agua llegara hasta el centro de Segovia!”. Para su sorpresa, escuchó una voz que le decía: “¿Estás segura de que darías cualquier cosa?” al tiempo que se le aparecía un hombre vestido de rojo y con un gran bigote. La chica le contestó que, en realidad, ella era pobre y no poseía nada de valor, a lo que el extraño le contestó que, sí, que tenía su alma y que, si se la entregaba, él llevaría el agua hasta el centro de Segovia: “Tú me das tu alma y antes de que cante el gallo tendrás el agua en tu puerta”. Ella aceptó el trato y volvió caminando a la ciudad pensando que quizás ese era el último viaje que haría cargando con el cántaro dichoso.

El acueducto conducía el agua hasta el mismo centro de Segovia

El acueducto conducía el agua hasta el mismo centro de Segovia

Esa noche, un ruido grande la despertó, como un enorme trueno, y, al asomarse por la ventana para ver si se había desatado una tormenta, sólo vio al fondo de la ciudad, en el lugar donde estaba el manantial la que iba a por agua, una extraña luz. Salió de su casa y corrió hacia allí, para descubrir al desconocido que la había abordado el día anterior: estaba moviendo grandes piedras y haciendo con ellas una construcción. Al acercarse más, comprobó con horror que aquel hombre… ¡era el diablo! Escapó corriendo y se refugió en su casa, pero sentía tanto miedo viendo como aquella especie de puente que el diablo construía se acercaba más y más a Segovia, que decidió pedir ayuda a sus vecinos. Encendió una vela, se echó un mantón sobre los hombros y se acercó a la casa de uno de sus vecinos, cerrada a cal y canto, porque aún era de madrugada y no había amanecido. Vio un ventanuco, se acercó a él y arrimó la vela para ver si por ventura era el dormitorio del vecino y le podía despertar. Pero no, era el establo y junto al ventanuco dormía el gallo que, con la luz de la vela, se despertó y comenzó a cantar pensando que ya era de día. Ese fue el momento mágico: el diablo, al oír que el gallo cantaba, pensó que el día había llegado y que no había podido concluir su obra, aunque le faltaba muy poco. ¡Había incumplido el trato! ¡No podría quedarse con el alma de la joven! Furioso, abandonó la construcción y se marchó al infierno de nuevo.

Al amanecer, todos los segovianos se quedaron maravillados al ver aquella especie de puente con arcos que encaminaba el agua hacia Segovia, si bien aún no llegaba al mismo centro de la población. Entre todos decidieron acabarlo y así, poco tiempo después, las fuentes segovianas tenían agua y las muchachas acudían a ellas con sus cántaros para encontrarse, charlas y, un ratito después, volver a casa con el agua.

Documental sobre el Acueducto de Segovia

¿Bonita historia, verdad? Pues a vuestros hijos también les va a gustar y eso hará la visita divertida y ya no se les olvidará esta maravillosa construcción. Aquí te dejamos un vídeo ilustrativo:

Visitas del Acueducto de Segovia para niños

En este enlace tenéis la información para hacer una visita del acueducto especial para niños, dinámica, divertida y con algún personaje especial para ellos ;-). Ahí encontraréis los precios y la forma de reservar la visita.

El arriero Claudio guía las visitas especiales para niños al Acueducto de Segovia

El arriero Claudio guía las visitas especiales para niños al Acueducto de Segovia

Por cierto, el Centro de Interpretación del Acueducto se encuentra en la Casa de la Moneda. Podéis complementar allí vuestra visita.

  • Vista de Segovia y su impresionante acueducto
  • Visitamos el acueducto de Segovia en familia
  • Vista del acueducto de Segovia
  • Vista del acueducto de Segovia
  • Vista del acueducto de Segovia
  • Vista del acueducto de Segovia
  • Detalle de los sillares del acueducto de Segovia
  • Estatua de Rómulo y Remo amamantados por una loba
  • Vista del acueducto de Segovia
  • Estatua de Rómulo y Remo amamantados por una loba
  • Vista del acueducto de Segovia
  • Estatua de Rómulo y Remo amamantados por una loba
  • Cartel informativo de los monumentos de Segovia
  • El arriero Claudio guía las visitas especiales para niños al Acueducto de Segovia
  • El acueducto conducía el agua hasta el mismo centro de Segovia
  • En la Oficina de Turismo de Segovia, los niños encontrarán material para colorear el Acueducto
Categoría: Planes gratis, Segovia
  • Planeando viajar con niños comentó:

    Estáis describiendo Segovia de una forma muy detallada. Si finalmente nos animamos a ir este veranos, los posts serán de gran ayuda.

    • Esmeralda G. Valladolid comentó:

      ¡Gracias! Es un placer ayudaros en vuestros planes con niños.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies