PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Visitar el Monasterio de El Escorial, con niños

Vista aérea del Monasterio de El Escorial

Vista aérea del Monasterio de El Escorial

El Monasterio de El Escorial es una visita casi obligada si quieres conocer los alrededores de Madrid. Su historia y la belleza de su entorno son dos argumentos de peso para que organices una excursión a esta población, que puedes complementar con una excursión a la Silla de Felipe II y un paseo por el Bosque de la Herrería. Si vas en Navidad, os encantará el belén con figuras de tamaño natural.

Existen también excursiones organizadas para ver El Escorial y el Valle de los Caídos.

El Escorial, con niños

Patio del Monasterio de El Escorial

Patio del Monasterio de El Escorial

Cuando se hace una visita de este tipo con niños, hay que ponerles antes en situación, para que vean el lado atractivo de visitar un edificio del siglo XVI, porque lo más probable es que arruguen el ceño cuando se lo propongáis. Nosotros fuimos con nuestros tres hijos y empezamos leyendo juntos el libro El Monasterio de El Escorial contado a los niños, que habla un poco de las razones que llevaron a su construcción y recorre los elementos y las estancias más importantes de este monumento. Como a los chavales (los nuestros son tres chicos) les encantan las historias truculentas, les contamos también por qué está dedicado a San Lorenzo: Felipe II, tras ganar al rey francés Francisco I en la batalla de San Quintín (que tuvo lugar el día de San Lorenzo, el 10 de agosto de 1557), decidió levantar un gran edificio para conmemorar su victoria.

Panteón de El Escorial

Panteón de El Escorial

Sería un monasterio, con panteón para enterramiento de reyes y palacio de segunda residencia para la familia real. El lugar elegido fue un pequeño paraje junto al monte Abantos, en el que ya existía una aldea denominada Escorial. La forma del edificio tenía que tener una relación con San Lorenzo y, como éste murió “asado” en una parrilla por los romanos (no quiso abjurar de su fe cristiana y, según la leyenda, cuando los romanos le ofrecieron sacarle de la parrilla si renegaba del cristianismo, San Lorenzo les pidió que le dieran la vuelta porque no estaba aún quemado por los dos lados), pues eso, como murió en ese instrumento de tortura, la forma que se le dio al Monasterio de El Escorial fue de parrilla (cuadrado y con una especie de asa). Sólo con esta historia, los niños fijan el lugar, el nombre, las funciones y la forma de este gran monumento arquitectónico, además del rey que lo mandó construir, que no es poco. Sobre esa armazón básica es más fácil empezar a colocar el resto de datos y las cosas que verán y escucharán durante la visita.

Patio de Reyes de El Escorial

Patio de Reyes de El Escorial

Cómo empezar la visita con niños al Monasterio del Escorial

Enseñarles un par de fotos aéreas (Google nos ayudará mucho en esto) les hará ver la forma, tamaño y situación del monasterio. Antes de entrar por la puerta donde están las taquillas (ojo, por la fachada norte, la que queda a la izquierda según miras de frente la entrada principal), hacedles observar el edificio por fuera, su estructura, sus ventanas, sus torres, el granito como material de construcción general y la pizarra en las torres y tejados.

Entrad a continuación y comprad vuestras entradas. Hay visitas guiadas, pero duran hora y media y, en nuestro caso, preferimos hacerles una visita más adaptada a ellos actuando nosotros como guías. Sí cogimos un par de audioguías (4 euros cada uno) para consultar algunos puntos importantes del itinerario sobre los que nos pudiera faltar información y le dimos uno al hijo mayor para que lo consultara y les contara a sus hermanos cosas. Así promovimos que participaran más, que es otra de las claves para que este tipo de visitas culturales no les resulten un rollo.

Habitación de Felipe II en El Escorial

Habitación de Felipe II en El Escorial

Seguimos el itinerario marcado y fuimos visitando las salas de las batallas, las habitaciones más “palaciegas” donde vivieron Felipe II y su familia, el panteón, la iglesia y finalmente la biblioteca. Les íbamos contando su historia y haciéndoles ver lo más importante y curioso, que creemos que es lo que les hace disfrutar más, de manera que querrán volver cuando sean un poco más mayores y seguir conociendo más y mejor el Monasterio de El Escorial. Por si os hace falta, en un próximo post os contamos 5 cosas que no hay que perderse en el Monasterio de El Escorial si vas con niños (incluso aunque vayas sólo con adultos).

Historia del Monasterio de El Escorial

Alrededores del Monasterio de El Escorial

Alrededores del Monasterio de El Escorial

Felipe II fue el impulsor de El Escorial, que reúne muchos edificios en uno: es monasterio, basílica, palacio real, panteón y biblioteca. Aparte de la historia que os hemos contado sobre la batalla de San Quintín (cierta), la razón para construir El Escorial fue también el deseo de Carlos V, padre de Felipe II, de ser enterrado junto a su esposa en nuevo lugar que no fuera el que había alojado a la dinastía de los Trastámara (a la que pertenecía su madre, Juana la Loca, y su abuela, Isabel la Católica).

Así pues, Felipe II se encargó de cumplir la voluntad de su padre al mismo tiempo que creaba la solución para todas sus necesidades (palacio, basílica, etc.) en un solo edificio.

El Escorial se construyó entre 1563 y 1584 y sus arquitectos principales fueron Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera. Es de estilo renacentista, con una interpretación muy sobria que acabaría denominándose estilo “herreriano”.

Qué ver en la visita a El Escorial

La parte de monasterio fue fundada por una congregación de monjes jerónimos, aunque hoy en día lo gestiona una comunidad de agustinos en régimen de clausura, por lo que esa parte no se puede visitar. Sí están abiertas al público las antiguas salas capitulares (donde se reunían los monjes), en cuyas paredes se pueden admirar pinturas de grandes artistas, como Velázquez o Tiziano.

Sala de Batallas de El Escorial

Sala de Batallas de El Escorial

Del palacio –en el que Felipe II habitaba de primavera a otoño– se visitan la Sala de las Batallas y una parte de las habitaciones reales. La Sala de las Batallas está decorada con frescos (como un trampantojo, ya que simulan ser tapices colgados) de los grandes encuentros bélicos protagonizados por Felipe II (entre ellos, el de San Quintín, claro). Es entretenido ir viendo cómo se representan los ejércitos, las armas, etc., aunque lo que sucedió en cada batalla representada es mejor consultarlo en Google (o escuchando la audioguía si decidís cogerla). En la Sala de Embajadores no paséis por alto el reloj de sol que veréis en el suelo como su fuera una viga incrustada en el pavimento, con los signos del zodiaco marcados.

Fotos del Monasterio de El Escorial

Las habitaciones reales, sobre todo la de Felipe II, son lo más “divertido” para los chavales. En las salas previas –las que no son el dormitorio– se exhiben algunos objetos curiosos, como la silla en la que Felipe II fue trasladado al Escorial cuando ya estaba enfermo de gota (tenía un mecanismo para que el rey pudiera recostarse y viajar más cómodo). De su dormitorio, los chicos se fijaron sobre todo en lo pequeña que era la cama, y eso que tenía dosel, y en el objeto que asoma por debajo: les explicamos que es un calentador de camas y que se llenaba de brasas y se pasaba entre las sábanas para que el rey no las encontrara frías. Al lado de la cama, por cierto, está la ventanita que da al altar mayor de la basílica y que permitía a Felipe II seguir la misa desde su cama (sobre todo cuando la gota no le dejaba moverse del lecho).

El panteón, con sus cubículos llenos de nichos y tumbas, sirve para recordar todos los reyes que hemos tenido en España desde Carlos V hasta hoy, además de sus mujeres e hijos. El arte funerario es siempre especial y no todo el mundo aprecia un paseo entre ataúdes y restos de monarcas fallecidos, pero tampoco es necesario detenerse mucho si no se quiere. En este enlace podéis obtener más información sobre el panteón de Reyes del Monasterio de El Escorial.

Esfera armilar de El Escorial

Esfera armilar de El Escorial

La biblioteca es la sala más interesante, con sus 40.000 volúmenes y sus techos decorados con figuras alegóricas de las Artes Liberales (Retórica, Dialéctica, Gramática, Música, Aritmética, Geometría y Astrología). En uno de sus extremos, hay una esfera armilar que muestra la concepción del universo en tiempos de Ptolomeo, con la tierra en el centro, antes de que Galileo descubriese que la tierra sólo es un planeta girando alrededor del sol.

Al salir a los patios, fijaos bien en todas las estatuas y en las formas de su construcción, porque merece la pena. Fuera del monasterio tenéis también los jardines de los Frailes (con boj, hierbas medicinales… son una delicia para dar un paseíto).

En próximos posts encontrarás los horarios y tarifas del Monasterio de El Escorial. Puedes combinar la visita al monasterio con un paseo por el Bosque de la Herrería que puede terminar en la Silla de Felipe II.

  • José Martín Pardo Chacón comentó:

    Una visita que no se puede perder cualquiera que vaya a San Lorenzo de El Escorial es “La Gran Maqueta”. En la única tienda de Souvenirs que hay en la localidad (a parte de la del Monasterio), Doña eñe expone de forma permanente “La Gran Maqueta” una espectacular reproducción del Monasterio y su entorno (El jardín de Los Frailes, la lonja, las Casas de Oficios y la Casa de la Compaña) a escala 1:100. Este conjunto abarca 4,40 metros de diámetro y está montado en una plataforma giratoria, lo que permite apreciar, a vista de pájaro, la grandeza de esta edificación que ordenó construir Felipe II.
    Está situada en la Plaza de la Virgen de Gracia, a escasos 100 metros del Monasterio.
    A los niños les fascina.

    • Gurbalia comentó:

      Muchas gracias por tu aportación, José. Saludos

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies