PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Pueblos negros: la mejor ruta para ir con niños

Iglesia de Tamajón

Iglesia de Tamajón

Teníamos muchas ganas de conocer los pueblos negros de Guadalajara y un fin de semana recorrimos la ruta más fácil para ir con niños. Te contamos qué es eso de la arquitectura negra y cómo puedes organizar tu viaje a esta comarca que está en el noroeste de Guadalajara, a sólo una hora de Madrid.

Se encuentra dentro del Parque Natural Sierra Norte de Guadalajara, por lo que todo el paisaje es de una gran belleza y, a medida que aumenta la altitud cuando avanzas en la ruta, hay arroyos, vegetación… merece la pena conocerlo.

Las dos rutas de los pueblos negros: larga y corta

La comarca de los pueblos negros se sitúa a ambos lados del pico Ocejón, en la provincia de Guadalajara. Se extiende un poco más allá, hacia el oeste, a la provincia de Segovia y algo a la de Madrid; por eso, pueblos como el segoviano Ayllón o el madrileño Patones de Arriba son también representantes de la arquitectura negra.

Laguna de Tamajón

Laguna de Tamajón

La forma “ordenada” de iniciar el recorrido es entrando desde la N-II y yendo al que se considera la puerta de entrada de la ruta de los pueblos negros: Tamajón. A partir de él, es como si la ruta se partiera en dos, un ramal hacia la derecha del pico Ocejón y otro, hacia la izquierda. Uno de esos itinerarios recorre más pueblos y otro, menos. Para recorrerlos todos, tendrías que seguir una de las dos rutas, volver a Tamajón y desde allí, hacer el segundo itinerario, porque no se comunican entre ellas.

Los pueblos de la que hemos llamado ruta larga son: Retiendas, Campillejo, El Espinar, Roblelacasa, Campillo de Ranas, Robleluengo y Majaelrayo. En cuanto a la ruta corta -que es la que nosotros hicimos- los principales hitos son Almiruete,  Palancares y Valverde de los Arroyos, este último ya a bastante altitud: ves las estrellas cerquita…

¿La mejor ruta para hacer con niños?

Paisaje de Pueblos Negros

Paisaje de Pueblos Negros

Ninguna de las dos posibilidades que se abren a partir de Tamajón son largas e inabarcables. Eso sí, si no tenéis mucho tiempo o si vais con niños pequeños, os aconsejamos la más corta, la situada más al este y en la que conoces tres pueblos en lugar de cinco y que acaba en el preciosísimo Valverde de los Arroyos, uno de los pueblos más bonitos de España.

En nuestro caso, llegamos a Tamajón (que no es de los más característicos), dimos una vuelta, hicimos fotos, vimos la iglesia, preciosa, y seguimos camino en coche por la ruta corta. Si tenéis más tiempo y ganas de caminar, tanto desde Tamajón como desde los otros pueblos negros salen rutas de senderismo de diversa dificultad (casi todas las que vimos señalizadas eran fáciles) que podéis aprovechar. Es una opción muy interesante si os planteáis conocer los pueblos negros en un fin de semana, durmiendo al menos una noche en alguno de ellos. Nosotros lo hicimos en un día y por eso dejamos la parte de senderismo para otra ocasión.

Ruta de la Arquitectura Negra de Guadalajara

Arquitectura negra

Arquitectura negra

Todas estas poblaciones representativas de la arquitectura negra son pequeñas, bien conservadas y no cuentan con grandes monumentos, porque esa no es la esencia en este viaje. No os esperéis pueblos grandes con mucha infraestructura; son pueblecitos llenos de encanto y muy cuidados por sus habitantes, más bien escasos, aunque en verano llegan los veraneantes y la población crece un poco.

Para disfrutar esta escapada a los pueblos negros de Guadalajara, tenéis que ir con ganas de conocer, en gran medida, la vida de otro tiempo, y de enseñársela a vuestros hijos. Aquí encontraréis pozos, fuentes, pequeños colmados con todo tipo de productos de primera necesidad, corrales con macetas… todo ello construido con los materiales naturales y cercanos. El más importante, el que origina el nombre de pueblos negros: la pizarra.

Detalle una piedra de pizarra

Detalle una piedra de pizarra

Con esta piedra de pizarra se han construido casas, tejados, edificios públicos, iglesias… y también se han enlosado las calles. En cuanto llueve o hay más humedad, todo parece brillar y se llena de una belleza que te traslada a otro tiempo.

Para mantener esta arquitectura tradicional, los vecinos —muchos ya mayores— se esfuerzan en cuidar y reparar sus casas. Los edificios colectivos, como las iglesias, por ejemplo, están a veces muy deteriorados y conseguir fondos para restaurarlos, incluso con lo más básico, no es nada fácil. Nosotros presenciamos en la puerta de la iglesia de Almiruete una divertida subasta de rosquillas entre los vecinos para recaudar el dinero suficiente para arreglar la instalación eléctrica del templo.

Os contamos lo que tiene de especial cada pueblo negro de la ruta que nosotros hicimos con nuestros hijos:

Tamajón

Iglesia de Tamajón

Iglesia de Tamajón

Es, como decíamos, la puerta de entrada a esta comarca, pero en realidad no tiene mucho de pueblo negro. Es el más grande de todos y, recorriendo sus calles, encontraréis una casona señorial, el Palacio de los Mendoza y más infraestructura de servicios que en los demás (hasta tiene oficina de turismo, aunque estaba cerrada cuando nosotros fuimos). La iglesia de la Virgen de la Asunción, con entrada porticada, es también bonita (aunque, de nuevo, no tiene nada que ver con la arquitectura que hemos venido a conocer).

La patrona del pueblo es la Virgen de los Enebrales y, por eso, a las afueras, está su ermita: la ermita de Nuestra Señora de los Enebrales, rodeada además de esta especie de árboles —los enebros o sabinas— que tienen ese aroma a conífera tan característico (y con sus endrinas, por cierto, se fabrica la ginebra, otra curiosidad que podéis contar a vuestros niños).

Ermita de los Enebrales

Ermita de los Enebrales

Esta ermita se encuentra situada en un paraje muy curioso porque recuerda a otro de la provincia de Cuenca y se llama como aquel: sí, en Tamajón está la pequeña Ciudad Encantada. Se conoce por ese nombre porque es un enclave lleno de rocas calcáreas similares a las de la Ciudad Encantada de Cuenca y, como ellas, tienen formas extrañas debido a la erosión del agua y el viento.

Puedes pasear un rato y entretenerte en imaginar correspondencias: esa parece una casa, aquella una seta, esta un señor… No hay nada señalizado como sí ocurre en la de Cuenca, así que puedes dejar libre tu imaginación y recrear las formas que prefieras. También alguna cueva, aunque, al menos las que vimos, son cavidades sin profundidad (que sirven, eso sí, de refugio a paseantes y pastores).

Muy cerca del pueblo hay también una pequeña laguna con bancos para sentarte y observar a los pájaros, ver el atardecer, hacer fotos…

Almiruete

Interior de la iglesia de Almiruete

Interior de la iglesia de Almiruete

Es un pueblo pequeñito, que, como todos los demás, hay que “patear”. Su iglesia es especialmente bonita (y admiten donativos para mantenerla…), de estilo románico con mucha mezcla de artes posteriores, con espadaña para alojar las campanas y una hermosa pila de bautismo románica en su interior. La fuente es también preciosa y, por cierto, si os gustan los Carnavales, los de Almiruete —llamados Fiestas de Botargas y Mascaritas— son muy típicos.

Palancares

Casas de pizarra

Casas de pizarra

Otra muestra impoluta de la arquitectura con pizarra y, además, un entorno lleno de preciosos robles. Fijaos bien en sus casas, con balconadas hechas con esa madera. La iglesia, los restos de la fragua y de un molino harinero son sus principales edificios.

Valverde de los Arroyos

Valverde de los Arroyos

Valverde de los Arroyos

Para nosotros, éste es el más bonito de todos, sobre todo con la amplia plaza, con su fuente, su iglesia, todas las casas conjuntadas, los enlosados… Nos encantó. Llegamos ya tarde y tuvimos la suerte de ver un maravilloso cielo estrellado. Aparte de la arquitectura, en Valverde hay un Museo Etnográfico en el que se explica el origen de la arquitectura negra y los modos de vida de la gente de esta zona. Hay fotografías antiguas, aperos de labranza, muestras de enseres del hogar…

También cerca del pueblo hay una cascada muy conocida, la Chorrera de Despeñalagua, a la que se puede ir por un camino fácil, apto para hacerlo con niños, y en el que podréis disfrutar del paisaje típico de este parque natural.

Fotos de nuestro recorrido por los Pueblos Negros

En esta galería de fotos podéis ver algunas instantáneas de nuestra ruta por los pueblos de pizarra de Guadalajara. Si os gustan la fotografía y los pueblos con encanto, esta ruta os chiflará 😉

Dónde están los pueblos negros de Guadalajara

En este mapa podéis ver el recorrido en coche por los pueblos negros con las dos rutas, la larga y la corta, siempre partiendo de Tamajón.

Las opciones para recorrer los Pueblos Negros de Guadalajara son las siguientes:

  • Ruta corta: Almiruete, Palancares y Valverde de los Arroyos.
  • Ruta larga: Campillejo, El Espinar, Roblelacasa, Campillo de Ranas, Robleluengo y Majaelrayo.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies