PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Bowling: una partida de bolos en familia

Los pequeños juegan con algo de ventaja: unas barandillas evitan que sus bolas se salgan de la pista.

Los pequeños juegan con algo de ventaja: unas barandillas evitan que sus bolas se salgan de la pista.

Cuenado empieza el mal tiempo hace viento, frío, lluvia, no apetece mucho salir, pero los chavales necesitan desfogarse un poco. ¿Has probado a “hacer el Picapiedra” y jugar una partida de boliche? Los bolos se han convertido en una alternativa para celebrar un cumpleaños de los compañeros de clase, pero a lo mejor no lo has probado todavía. Pues agárrate, que tus hijos te pueden ganar. En muchos de ellos, en consideración a los niños, y como si del hándicap del golf se tratara, se igualan talentos ¡haciendo surgir unas barandillas en los lados de la pista que evitan que se pierdan sus bolas por los canales laterales! Cuando te toque a ti, por supuesto, desaparecerán y tendrás que afinar la puntería para no perder inútilmente el turno. Pronto aprenderán a tirar rebotando en las barandillas y poner en cuestión tu habilidad.

Las reglas del bowling

Poder compartir la alegría por un pleno es todo un aliciente para los chavales.

Poder compartir la alegría por un pleno es todo un aliciente para los chavales.

Cada partida te da derecho a diez jugadas. Tienes dos oportunidades en cada jugada para tirar los diez bolos. Si lo haces a la primera, ya está, logrado, y dejas al siguiente, hasta tu próximo turno. Cuando tiras todos los bolos a la vez, se llama pleno. Si tiras todos los bolos en los dos turnos, haces un semipleno. En ambos casos, la jugada puntúa 10 tantos. La diferencia es que, en el caso del pleno, a esa jugada sumas todos los puntos de las dos bolas siguientes y, en el del semipleno, sumas sólo los de la bola siguiente. El sistema de contabilización de puntos y jugadas es automático. Cuando llegas, das tu nombre y el de los demás jugadores, por el orden que hayáis decidido  jugar, y las pantallas electrónicas los mostrarán así. De esta manera no hay posibilidad de equivocarse de turno, hacer trampa, etc.. Cuando haces pleno o semipleno en esas pantallas salen mensajes de felicitación y alegría, para motivar a los jugadores. Gana quien más puntos haga en diez jugadas.

Fotos: una partida de bolos en familia

Lo normal es que te exijan un calzado adecuado, que no estropee la pista. Si —como es habitual— no lo tienes, te lo alquilan. Por higiene, lo mejor es que te lleves también un par de calcetines de recambio (te los venden si no los llevas). Si eres aprensivo, el spray desinfectante con el que rocían el interior de los zapatos antes de dártelos te parecerá poco convincente. Bueno, no es muy distinto a alquilar unas botas de esquí o unos patines. Cuando vas con niños pequeños, es frecuente que no tengan su número de pie, por lo que suelen permitirles jugar con calzado de calle.

Conseguir tumbar todos los bolos con una o dos bolas proporciona mucha ventaja en la partida.

Conseguir tumbar todos los bolos con una o dos bolas proporciona mucha ventaja en la partida.

El resto es tener cuidado al elegir la bola. En muchos bowlings no tienen a la vista las bolas para los más pequeños, pero te sacan unas especiales para ellos si te acercas a pedirlas al mostrador de recepción. Para los padres, la elección de la bola adecuada también es importante: que no sea demasiado pesada si quieres cuidar tus muñecas a partir de la quinta o la sexta jugada. Tampoco cojas una tan pequeña que los dedos se te queden encajados. Y, por supuesto, no pises la calle que enfoca los bolos… el encerado resbala tanto que acabarás por los suelos.

Si tu hijo es muy pequeño para tirar la bola, puedes pedir una especie de tobogán para lanzarla que le permitirá apuntar en la dirección deseada. Luego, a ti solo te queda ayudarle a subir la bola a la parte alta del tobogán, que la deje caer… y, hala, a prepararse para una orgullosa derrota a manos del más pequeño de la casa.

Precios de una partida de bolos

Los precios varían según los locales. A nosotros nos viene bien y nos gusta la bolera que está en la Ermita del Santo, en el centro comercial Art Déco de Madrid. Tiene horarios amplios (entre semana de 17:00 a 24:00 horas; fines de semana abren a las 11:00), el personal es amable y vivimos muy cerca; los precios son 6 euros por partida (no hay distinción entre adultos y niños) o, los fines de semana, 4,80 si vas antes de las 16:00. Ojo, que estos precios pueden variar, ¡consúltales!

Categoría: Juegos para niños

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies