PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

El Pont du Gard, el gran acueducto del sur de Francia

Pont du Gard

Pont du Gard, un acueducto romano en el sur de Francia

El Pont du Gard (Puente del Gard, en español) es un acueducto precioso que debéis visitar si estáis en el sur de Francia. Es imponente por su altura y por el entorno natural en el que está construido, sobre el río Gardon y rodeado de rocas. Para visitarlo, lo mejor es que os toméis una mañana o una tarde, porque hay mucho que ver: el acueducto, un museo, un paseo guiado por el ecosistema mediterráneo

Hay lugares en los que comer, pero es más divertido si os lleváis unos bocadillos y os los coméis a la orilla del río, en el que, si queréis, podéis daros un bañito (el agua está muy fría ?). Si os sobra tiempo, os aconsejamos que combinéis está visita con la de Avignon, Uzès o Nîmes.

Nosotros hemos ido con nuestros hijos y hemos estado allí toda una tarde en la que aprendimos un montón de historia y de construcciones romanas. Estamos orgullosos de nuestro acueducto de Segovia, pero éste es algo distinto, ya lo veréis.

Un poco de historia

Pont du Gard

Arco del Pont du Gard

Fue construido en el siglo I d.C., en la época del Imperio Romano, durante los gobiernos de Claudio y Nerón. Ya sabéis que los romanos eran un pueblo muy práctico, por eso fueron grandes arquitectos e ingenieros, y edificaban con un propósito claro: en este caso, para llevar el agua desde el manantial de Eure, en la población de Uzès, hasta la ciudad entonces llamada Neumasus y que hoy conocemos como Nîmes.

Para que los habitantes de Nîmes pudieran tener agua de consumo, había que salvar una distancia de unos 50 km y una altura de 12 metros. Así, mediante la propia fuerza de la gravedad, el agua iba bajando hasta llegar a su destino. El acueducto iba enterrado casi todo el tiempo, con una canalización hecha de piedras y cubierta de una capa de cal para evitar filtraciones. Sin embargo, al llegar al río Gardon, encajonado entre rocas, fue preciso construir esta gran obra para que el agua pudiera continuar su camino.

Así se construyó este acueducto romano

Pont du Gard

Reproducción de la construcción del Pont du Gard

La construcción del acueducto duró unos 5 años y en ella trabajaron entre 800 y 1.000 hombres, según cálculos de los historiadores. Para empezar, los romanos que levantaron este acueducto montaron un gran andamio de madera, complejo y capaz de sostener el peso de la obra a medida que ésta fue ganando altura.

El Pont du Gard está construido sin argamasa, sólo con piedras cortadas y sujetas con grandes grapas de hierro. Las piedras se cortaban en la cantera y se grababan con la posición en la que debían ser colocadas; ya en la obra, se elevaban hasta su ubicación con la ayuda de grandes poleas. Esas señales aún se pueden ver en algunas de las piedras, si os fijáis bien.

En cuanto a sus dimensiones, mide 49 m de altura y tiene tres tres pisos, cada uno formado por una línea de arcos de diferente tamaño (los arcos son más pequeños cuanto más altos están). El primer nivel tiene 6 arcos, el segundo 11 y el tercero, 47.

Pont du Gard

Vista del Pont du Gard y de su entorno

El acueducto sirvió como tal hasta el siglo IV d.C., pero luego dejaron de realizar su mantenimiento, se llenó de residuos y de vegetación que achicaron su caudal, hasta que en el siglo VI cae en el abandono, ya en época visigoda. En el siglo XVI, durante el Renacimiento, fue restaurado parcialmente para conservarlo (no para usarlo). En el siglo XVIII se construyó, adosado al acueducto, un puente para atravesar el río, que es el que los visitantes utilizamos hoy para verlo y cruzar de una orilla a la otra.

Es monumento patrimonio mundial de la Unesco desde 1985. Al incluirse en esa categoría –y ser uno de los lugares más visitados de Francia–, se le dedica más atención y así, en 1996, se pone en marcha un plan para proteger y acondicionar tanto el Pont du Gard, como monumento histórico, como la zona ecológica en la que está ubicado.

Las instalaciones que podéis ver durante vuestra visita se inauguraron en el año 2000. Hay aparcamientos en ambas orillas, un museo para explicar su construcción y su contexto histórico y caminos acondicionados para pasear por todo el entorno y ver el acueducto desde diferentes puntos de vista.

Consejos para visitar el Pont du Gard

Pont du Gard

Sala del Museo del Pont du Gard

Aunque seguro que tenéis muchas ganas de ver el acueducto, empezad vuestra visita por la parte de museo, porque aprenderéis mucho de cómo se hizo y por qué, con qué técnicas, en qué época histórica, como ha ido evolucionando, qué significado tiene hoy… A vuestros hijos contadles un resumen, pero hacedles partícipes también de esa información, porque así entenderán qué sentido tiene estar allí y admirar el Pont du Gard.

Como siempre, no olvidéis agua y protección solar, llevad algo de comida (lo ideal es hacer un picnic, ya sabéis) y poneos calzado cómodo, porque es una visita en la que se camina.

Pont du Gard

Entorno del Pont du Gard, apto para el baño

Si vais en verano, ya sabéis que os podéis bañar, aunque el agua está fría y hay posibilidad también de montar en canoa, por ejemplo. Lo mejor es ir con tiempo para adaptar vuestra visita a lo que os vaya surgiendo.

El museo tiene 3 áreas: la civilización galo-romana de la ciudad y el agua (con imágenes y sonidos te hacen sentirte dentro de la vida cotidiana del Nîmes romano), la construcción del acueducto romano y del puente (con vídeos, comparación con otros acueductos, cómo es el acueducto subterráneo), y las representaciones del Pont du Gard a lo largo del tiempo (las reparaciones y labores de conservación, las opiniones de los arquitectos y científicos…). Todo está ilustrado con fotografías, planos, maquetas y de forma muy interactiva, con pantallas multimedia (también en español).

Sólo para niños

Pont du Gard

Sala de descanso del Museo del Pont du Gard, con acceso a la ludoteca infantil

Hay una ludoteca especial para niños de 5 a 12 años en la que les muestran la historia del Pont du Gard de manera divertida. Hay 4 actividades: viajar en el pasado (el niño se transforma en un escolar galo-romano, en un comerciante, en un campesino y actúa como la gente de aquella época); cómo se controlar el agua; actuar como un arqueólogo); y aprender cómo es este paisaje mediterráneo en el que los romanos construyeron este acueducto.

Se puede hacer también un paseo libre, de unas dos horas de duración, que llaman “Recuerdos de la garriga”. Puedes elegir tu itinerario, siempre por la orilla izquierda, que es la que está acondicionada para esta actividad. Se trata de que conozcas el paisaje denominado garriga que es tan típico del área mediterránea: bosque bajo, arbustos aromáticos, cereales, viñedos, árboles frutales… Hay paneles que te ayudan a entender lo que estás viviendo y, si no hace mucho calor (no es recomendable hacer esto en agosto a la hora de la siesta), es una ruta muy agradable.

Horarios y precios para visitar el Pont du Gard

Pont du Gard

El entorno del Pont du Gard es un paisaje mediterráneo

El Pont du Gard está abierto al público durante todo el año y, cada día, de 9:00 a 21:00 en mayo y junio; de 9:00 a 23:30 en julio y agosto; de 9:00 a 18:00 en abril, septiembre y octubre; y de 9:00 a 17:00 de noviembre a marzo).

Los parkings, que están vigilados, están abiertos de 07:00 a 01:00 y tienen capacidad de 800 plazas en la orilla izquierda y de 600 en la orilla derecha.

Los precios de las entradas son los siguientes:

  • Adultos: 8,50 €
  • Tarifa reducida: 6 €
  • Niños de 6 a 17 años): 6 €
  • Menores de 6 años: Gratis

Hay visitas guiadas, espectáculos nocturnos de luz y sonido y actividades diversas según las temporadas. En este enlace podéis acceder a toda la información para preparar vuestra visita al Pont du Gard.

Fotos de nuestra visita en familia

Dónde está y cómo llegar al Pont du Gard

Está situado en el término de Vers-Pont-du-Gard, un pueblo a 14 km de Uzès, 24 km de Nîmes y 26 km de Avignon, en la región francesa de la Provenza. Tiene muy buen acceso en coche: por la autopista A9, coged la salida 23 hacia Remoulins dirección Uzès y luego ya elegid si queréis ir a la orilla derecha (“rive droite”) o a la izquierda (“rive gauche”). En este mapa podéis situaros fácilmente.

Categoría: Francia
Etiquetas:

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR