PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Orihuela y la casa museo de Miguel Hernández

La Casa Museo de Miguel Hernández está presidida por un retrato del poeta.

La Casa Museo de Miguel Hernández está presidida por un retrato del poeta.

Orihuela es una población de Alicante que merece la pena visitar. Es conocida en todo el mundo por ser el lugar donde nació el gran poeta Miguel Hernández, pero cuenta también con otros atractivos que la convierten en un destino muy apropiado para ir con niños. Un puente festivo es un momento  muy apropiado para acercarnos a la costa mediterránea y, además de disfrutar del sol y del mar, visitar la casa museo de Miguel Hernández en Orihuela y que los niños aprendan algo sobre él y sobre su poesía in situ, pisando la casa donde vivió de niño.

No os podemos aconsejar un alojamiento, porque nosotros fuimos invitados por unos amigos, pero la oferta hotelera de Orihuela es amplia, así que seguro que se pueden conseguir precios adaptados a cada economía.

Qué ver en Orihuela

En una mañana se pueden ver los monumentos más importantes de Orihuela, dar un buen paseo por el casco histórico y visitar los “lugares hernandianos”, como los llaman en los folletos turísticos, aquellos edificios y calles directamente ligados a la biografía de Miguel Hernández. Así lo hicimos nosotros con nuestros hijos, y resultó ser un buen plan, en el que se divirtieron y aprendieron.

Fotos de la Casa Museo de Miguel Hernández

Como siempre, para que a los chicos les resulte todo más fácil de entender y así no se aburran, durante el viaje de ida, en el coche, escuchamos un CD con los poemas de Miguel Hernández a los que puso música Serrat. Eso dio lugar a que les contásemos quién era, qué época de la historia española le tocó vivir (les hemos hablado muchas veces de la Guerra Civil, pero para ellos sigue siendo como una película que no han visto, no se hacen bien idea de lo que significó para nuestros abuelos), por qué habla de niños yunteros y de mujeres que sólo comen cebolla, les aclaramos algunas cosillas de sus poemas (que no son fáciles de entender para los niños)… en fin, hicimos del poeta un personaje algo más cercano.

Llegados a Orihuela, nos dirigimos a la Oficina de Turismo que está en el centro histórico, en la plaza de Ramón Sijé, y allí nos dieron planos y nos informaron de los principales monumentos y lugares de interés que hay que ver. Era una mañana soleada de domingo y la tranquilidad reinaba en las calles, que fuimos recorriendo con los niños (hay plazas muy agradables, jardines fresquitos, nos encontramos con un cetrero adiestrando un águila, nos cruzamos con otros turistas…). Con la documentación de la oficina de turismo es fácil identificar los edificios, pero nosotros tampoco nos detuvimos mucho en ellos, porque nuestro objetivo era la casa museo de Miguel Hernández, que se encuentra en la calle de su mismo nombre “Miguel Hernández”. La visita es gratuita.

La casa de Miguel Hernández

Dormitorio de la Casa Museo de Miguel Hernández

Dormitorio de la Casa Museo de Miguel Hernández

Es una casa pequeñita, bien amueblada con objetos de la época y a la que da vida un precioso patio con plantas y pozo —ahora seco— y un huerto con chumberas y con higueras. También se conservan las dependencias donde se guarecía el ganado propiedad del padre de Miguel y al que él tuvo que pastorear. Aquí vivió Miguel Hernández con sus padres y hermanos desde 1914 —nació en 1910, por eso se celebró en 2010 su centenario— hasta 1934, cuando se marchó por segunda vez a Madrid. Hay fotos del poeta y de su familia y cada una de las habitaciones tiene un pequeño cartel informativo de qué miembros de la familia la ocupaban. Se visita en media hora como mucho y en ese tiempo merece especialmente la pena detenerse en el patio (huele a jazmín y a lavanda) y en el huerto, donde uno se puede imaginar perfectamente a Miguel Hernández ensimismado bajo una higuera.

El patio interior de la Casa de Miguel Hernández dispone de un pequeño huerto.

El patio interior de la Casa de Miguel Hernández dispone de un pequeño huerto.

En todo el recorrido por el interior de la casa suenan —bajito, sin molestar— los poemas cantados por Serrat y en una de las estancias existe un libro de visitas donde casi nadie se resiste a dejar algún comentario respecto a lo que acaba de ver. Leímos algunos realmente emocionados y emocionantes, y dejamos también el nuestro, claro ;-).

A la salida, justo enfrente, se encuentra la tienda de recuerdos, libros, objetos varios… todos relacionados con el poeta, además de recuerdos de Orihuela, para promocionar la población y no sólo a su insigne poeta. Hay libros muy interesantes para que los niños puedan acercarse a este gran representante de la literatura española, y a precios bastante asequibles (entre 6 y 18 euros). Allí mismo existe una pequeña cafetería y una mini sala de lectura para poder hojear las publicaciones sobre Orihuela que también se venden en la tienda.

Tienda de recuerdos de la Casa Museo Miguel Hernández.

Tienda de recuerdos de la Casa Museo Miguel Hernández.

Etiquetas:

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies