PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Una visita al Monasterio de Piedra con niños

Monasterio de Piedra, en Zaragoza

El Monasterio de Piedra, en Zaragoza, es una excursión ideal para los niños

El Monasterio de Piedra se encuentra en la provincia de Zaragoza. Se llega tomando la desviación a Alhama de Aragón y Nuévalos (el pueblecito a cuyas afueras se encuentra este enclave natural y  artístico) desde la A-2 (depende de dónde vengáis, claro, aquí os indican cómo llegar). Es un sitio estupendo para ir con niños y tiene contenido de sobra para pasar el día entero. Si es esto lo que decidimos, podemos optar por llevar la comida y hacer un picnic allí mismo (hay una zona habilitada para ello) o bien comer en uno de los dos restaurantes que existen también allí (tienen platos combinados y una pequeña carta). Otra posibilidad es acercarse a Nuévalos y elegir entre los numerosos establecimientos del pueblo que ofrecen menús variados a un precio más que razonable.

Monasterio de Piedra, en Zaragoza

Grutas, agua, vegetación, animales… para los niños, el Monasterio de Piedra es toda una aventura.

El Monasterio de Piedra se compone en realidad de tres partes: el parque natural, el monasterio y el hotel-spa. Lo que visitas son las dos primeras, a menos que elijas quedarte alojado en el hotel. No fue nuestro caso; nosotros salimos de Madrid un sábado por la mañana y en un par de horas estábamos allí; a eso de las seis acabamos la visita. Primero recorrimos el parque natural, luego comimos los sándwiches que nos habíamos llevado, tomamos un cafetillo y, por último, visitamos el monasterio. Esa noche dormimos en Zaragoza porque el domingo lo aprovechamos para visitar los sitios más interesantes de la ciudad, pero es igualmente posible visitar el  Monasterio de Piedra en el plan de un solo día, con ida y vuelta a casa, siempre que no viváis excesivamente lejos.

Las entradas para visitar el Monasterio de Piedra no son baratas: 15 euros los adultos y 11 euros los niños, pero el entorno merece la pena y, como decíamos antes, se puede pasar allí casi todo el día. Con ellas se accede al parque y al monasterio, además de ver la exhibición de aves rapaces. Justo al llegar hay un parking gratuito bien señalizado.

Parque Natural del Monasterio de Piedra

Monasterio de Piedra, en Zaragoza

Acceso al Parque Natural del Monasterio de Piedra.

Se trata de una zona de rocas calcáreas y desniveles con muchísimos cursos de agua que forman riachuelos, manantiales, cascadas, lagos… Debería llamarse el Monasterio de Agua, la verdad. El recorrido para verlo todo es de unos cinco kilómetros, y está bien señalizado. En la taquilla, con las entradas, te dan un mapa que permite ir viéndolo todo sin perderte y, si se produce alguna urgencia, encontrar la salida rápidamente. Os aconsejamos que, al pasar por la verja de la entrada, compréis una bolsita de pienso para las truchas (1 euro), porque, al llegar a la zona de la piscifactoría, los niños disfrutan dando de comer a los peces.

Dicen que la mejor época para hacer esta visita es en primavera, por aquello de que los cursos de agua están en su punto de mayor abundancia. Nosotros fuimos en pleno agosto y la visita fue una delicia. Hay mucha vegetación, sombra, frescor que te hace apetecible el paseo y… mucha agua por todas partes (podéis comprobarlo en las fotos). Hay  bancos por todas partes, y papeleras, así que te puedes sentar un ratito si te cansas y no hay excusa alguna para no mantener el parque exactamente igual que te lo encuentras (limpio limpísimo).

Fotos: el Monasterio de Piedra, con los niños

En el itinerario te vas encontrando lugares especiales señalados así en el mapa: el Baño de Diana, el lago de los Patos, la Gruta de la Pantera, los Fresnos Altos… La estrella del recorrido es la magnífica cascada de la Cola de Caballo, que es posible contemplar desde arriba, desde abajo, desde fuera y por dentro gracias a una sistema de túneles y escaleras muy bien pensado. Los chavales lo disfrutan a fondo, es como una aventura por la selva

Ya llegando al final está uno de los tramos que más gusta: la piscifactoría y el Lago del Espejo. Llega el momento de dar buen uso al pienso que hemos comprado a la entrada (y que huele que apesta a aceite de hígado de bacalao; a nuestro hijo pequeño se le rompió la bolsa en el bolsillo y llevó el olor encima hasta que se quitó el pantalón). Aquí apodemos ver magníficos ejemplares de trucha asalmonada y también otras especies de peces de agua dulce que se muestran en paneles bien explicados para que se sepan reconocer cuando se ven.

Monasterio de Piedra, en Zaragoza

Vista del Monasterio de Piedra desde el parque

Los cinco kilómetros no se hacen largos, especialmente porque, cuando parece que ya no queda mucho más que ver,… ¡llega una zona dedicada a las aves rapaces utilizadas en caza de cetrería! Con toda cercanía y sin peligro se pueden ver águilas, halcones, búhos… como unas veinte rapaces preciosas que los niños admiran boquiabiertos. A ciertas horas hacen espectáculos con ellas que permiten verlas en acción.

A la salida, un conjunto de columpios entusiasman a los más pequeños, mientras los adultos compramos en la tienda algún recuerdo o algún dulce de la zona, incluidos los famosos adoquines de la Virgen del Pilar con su jota escrita en el envoltorio ;-)).

Un descanso, bocatas, un café para los mayores y un helado para los pequeños y… visita al Monasterio.

Monasterio de Piedra

Monasterio de Piedra, en Zaragoza

Monasterio de Piedra, en Zaragoza

Aquí ya se trata de una visita guiada. No tuvimos mucha suerte con la chica que nos tocó, que hablaba como si leyera, sin ponerle ni un poquito de emoción ni anécdota alguna a lo que contaba. Os deseamos mejor suerte si vais.  Éste es un monasterio del siglo XIII de tipo cisterciense (estilo  gótico sobrio, fue una variante del cluniacense que buscó la austeridad y cuyo máximo exponente es el Monasterio de Poblet, en Tarragona). Está en gran parte destruido (falta toda la cubierta de la iglesia, por ejemplo), debido a que fue expropiado al poder eclesiástico en el siglo XIX, cuando la desamortización de Mendizábal, que entregó al Estado numerosas propiedades de la Iglesia. Desde entonces no viven monjes en él y se utiliza más bien como un gran espacio de exposiciones, curiosas pero sin mucho valor, la verdad. Hay una sobre el vino de denominación Calatayud, una de carruajes y otra sobre el chocolate (este monasterio fue uno de los primeros lugares en contar con molinillo de chocolate e incluso se daba de merendar chocolate caliente a los monjes de más edad).

Tarifas y horarios del Monasterio de Piedra, Zaragoza

Precios:

  • Adultos: 15 euros
  • Niños (4 a 11 años): 11 euros

Horarios:

  • De abril a octubre: de 9 a 20:00
  • De noviembre a marzo: de 9 a 18:00

Hay descuentos para familia numerosa previa presentación del carnet correspondiente. También se puede acceder sólo al monasterio. Podéis consultar en este enlace todos los precios y horarios para el parque natural del Monasterio de Piedra y su entorno monumental.

Escrito por Miguel Gª Puente

Miguel Gª Puente

Categoría: Zaragoza
  • lola comentó:

    Donde os alojasteis en Zaragoza ? recomendable? gracias

  • Montse comentó:

    Una duda, los bocatas se pueden comer dentro del parque? donde se puede comer? gracias

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR