PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

La verbena de San Isidro, con niños

Feria en la Verbena de San Isidro de Madrid

Feria en la Verbena de San Isidro de Madrid

San Isidro es el patrón de Madrid y su fiesta se celebra el 15 de mayo, por lo que, alrededor de ese día y con una duración de una semana aproximadamente, está instalada la tradicional verbena en la zona de la Ermita del Santo, enfrente del estadio Vicente Calderón.

La verbena tiene como dos partes: las máquinas de feria, que son como un pequeño parque de atracciones, y las  casetas de comida y bebida. Las atracciones son las típicas de este tipo de festejos, hay muchas, no son baratas (montar una vez te puede salir por tres euros, aunque los precios varían de año en año) y tienen la música tan alta que a veces los niños más pequeños se echan a llorar de puro miedo. Junto a ellas, también están los puestos de tiro al blanco (con dardos, con pelotas, con escopetas…), las tómbolas, los juegos de puntería con el balón…

Verbena de San Isidro en Madrid

Verbena de San Isidro en Madrid

En los puestos de comida y bebida hay también gran variedad: de bocadillos (unos “normales” y otros de productos tradicionales madrileños, como las gallinejas), de altramuces y coco, de aceitunas y encurtidos, de chuches, de patatas fritas y otro tipo de aperitivos… Pero, entre todos, destacan los puestos de rosquillas de anís: las tontas (sin ningún recubrimiento), las listas (con un recubrimiento al limón), las de Santa Clara (con un recubrimiento blanco, hecho de claras de huevo y azúcar glas) y las francesas, con un poco de azúcar y almendra picada por encima.

Cuando éramos pequeños, ir a la verbena de  San  Isidro era algo que esperábamos impacientes, para comer algodón de azúcar y manzanas recubiertas de caramelo, montar en las atracciones.. La recuerdo siempre con un ambiente muy popular, pero sanote.

Fotos de la verbena de San Isidro

En los últimos años, cuando he ido con mis hijos, he visto un ambientillo no tan sanote, con mucha gente bebiendo más de lo debido, “macarras”, grupos de adolescentes montando bronca… en alguna ocasión no nos hemos sentido demasiado seguros con los niños. Eso por la noche. En cambio, el día 15 a mediodía nos parece el mejor momento para ir, porque todo está más tranquilo, no hay el ruido estridente que te ensordece por la noche y se puede pasear tranquilamente. Quizás es que me estoy haciendo vieja, pero mi consejo, si tenéis críos más bien pequeños, es que vayáis por la mañana o después de comer y dejéis la noche para los “jóvenes” 😉

Desde hace un par de años, la verbena tradicional de la Ermita del Santo se ha completado con una más pequeña situada al lado del Matadero.

Qué hacer la mañana de San Isidro

Si queréis disfrutar de estas fiestas, os aconsejamos que el 15 de mayo no os levantéis muy tarde y vayáis prontito –no más tarde de las 11– a la pradera. Vuestros hijos podrán corretear sin peligro (OJO, porque uno de los peligros del a verbena es que algún niño se pierda, podréis pasear entre los puestos que van abriéndose, escucharéis música de chotis y hasta puede que veáis algún famoso de los que acompañan a las autoridades municipales que siempre acuden a la pradera esa mañana.

Podéis enseñar a los niños la larga cola de devotos que esperan su turno para llenar de agua del santo botellas y garrafas (la tradición dice que San Isidro golpeó una roca y de ella manó una fuente de agua). Verán gente vestida de chulapo y chulapas, seguro que alguna pareja baila el chotis y, por último, comprad unas rosquillas y os las coméis mientras vais paseando.

Muy importante: no olvides una botella de agua, gorras y protector solar, porque casi siempre hace ya calor y el sol, sin protección, pega fuerte 😉

Comer en la pradera de San Isidro

Ya sabéis que a mediodía la otra tradición es ir a comer a la pradera. Aquí volvemos a pecar de aguafiestas, pero es que la única vez que nos animamos a hacerlo acabamos comiendo entre olores de orina y cacas de perro. Al fin y al cabo, la presunta “pradera” no es más que lo que el resto del año es un jardín donde la gente que tiene perro pasea a sus mascotas. Nosotros decidimos no volver, pero año tras año vemos familias que acuden con sus neveras y sus cestas de picinic. Probadlo si queréis y luego nos contáis (quizás estemos equivocados…).

Categoría: Madrid

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies