PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

Este lugar es lo más parecido a un jardín secreto, así que un placer añadido a la hora de entrar en él es tener la seguridad de que no es lugar frecuentado ni conocido. Se trata de un pequeño jardín del siglo XVIII –tiene 500 m2– que pertenecía a una familia noble y en el que hoy podemos entrar todos, porque es propiedad del Ayuntamiento de Madrid, que se ocupa de su mantenimiento. Tiene una sola entrada, por la calle del Príncipe de Anglona, en la parte de abajo de la plaza de la Paja y al lado de la calle Segovia, a la que da todo un lado de la tapia que rodea este jardín.

No está abierto siempre, sino que tiene horarios: en verano, de 10 de la mañana a 10 de la noche; en invierno, de 10 de la mañana a 6.30 de la tarde.

Entrada al Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

Entrada al Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

Al atravesar la puerta de entrada, te encuentras en un recuadro de frescor, rodeado por una tapia y, en algunas zonas también por una celosía añadida. Un gran recuadro formado por setos de boj ocupa el centro del jardín. Esos setos forman también cuatro caminos que se cruzan en el punto medio, donde una fuente (columna y pila de granito) se alza solitaria y, el día que estuvimos nosotros, sin agua. Por el lado que da a la calle Segovia, un camino más y una rosaleda colocada en un gran arco y formando un túnel de verdor por el que avanzas. Hay también dos bancos de piedra y, en una esquina, una fuente más. En la otra hay también como un pequeño escenario y un templete donde uno se imagina perfectamente un pequeño concierto para unos pocos privilegiados.

Los caminos del Jardín del Príncipe de Anglona están hechos de ladrillos colocados en forma de espina de vez, desgastados ya de tanto ser pisados. Hay grandes árboles, tanto ornamentales como frutales (almendro, kaki, higuera…). Hay también arbustos con o sin flores y todo el conjunto exhala olores de verdor y frescura que te dejan el espíritu relajado, justo lo que hace falta en el centro de una gran ciudad como Madrid.

La tranquilidad reina en el Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

La tranquilidad reina en el Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

Nosotros lo visitamos un día que, casualmente, solo íbamos acompañados por nuestro hijo pequeño, que es un manojo de nervios y entusiasmo que no puede dejar de expresar con risas y gritos. Al entrar y sentir el recogimiento que se experimenta aquí, pensamos que no era un lugar para ir con niños, pero nos equivocamos: enseguida nos dimos cuenta de que, en uno de los bancos, había una pareja con dos niños y, poco después de que llegáramos nosotros, apareció una parejita con un bebé. Es verdad que en otro de los bancos había un joven leyendo un libro ensimismado, pero la paz reinaba y el propio ambiente que se experimenta te invita a bajar la voz, respirar hondo y disfrutar de ese momento de tranquilidad. Estuvimos un ratito y nos marchamos, prometiéndonos volver otro día más despacio.

Historia del Jardín del Príncipe de Anglona

Un antiguo palacio alberga el Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

Un antiguo palacio alberga el Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

Nos encontramos en el jardín del Palacio del Príncipe de Anglona, un edificio construido hacia 1530 como residencia de Francisco de Vargas, consejero de los Reyes Católicos y de Carlos I. Su aspecto actual no es el que tuvo en aquella época, sino el que se le dio a principios del siglo XIX, en 1802. El jardín se creó en siglo XVIII, junto a uno de los laterales del palacio y salvando la altura entre la plaza de la Paja y la calle de Segovia, como un jardín colgante. Su autor se llama Nicolás Chalmandrier, quien lo proyectó en 1761 con estilo neoclásico matizado con elementos típicos de los jardines hispano-árabes. Tanto el jardín como la casa palaciega toman su nombre de Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Alfonso-Pimentel, príncipe de Anglona y marqués de Jabalquinto, quien habitó en el lugar en el siglo XIX. A principios del siglo XX, este jardín cayó en el abandono, hasta que en 1978 pasó a manos del Ayuntamiento de Madrid, que tiene instaladas varias dependencias municipales en el interior del palacio. En el año 2000 se reconstruyó todo el conjunto con el jardín y se abrió al público en 2002.

Dónde está el Jardín del Príncipe de Anglona

Fotos del Jardín del Príncipe de Anglona

  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid
  • Jardín del Príncipe de Anglona, en Madrid

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies