PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

5 cosas que no hay que perderse en el monasterio de El Escorial

Vistas del Monasterio de El Escorial

Vistas del Monasterio de El Escorial

El Monasterio del Escorial es una visita muy interesante y casi obligada si vives en Madrid o has venido aquí a pasar unos días. Está sólo a unos 50 km y el pueblo de San Lorenzo del Escorial tiene mucho encanto y cuenta con tiendecitas originales y muy buenos restaurantes, así que no hay excusa. De todos modos, está claro que la estrella de la localidad es el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, aquí tienes también sus horarios y precios de las entradas. En las cercanías tienes la famosa Silla de Felipe II (desde donde el rey vigilaba las obras de construcción del monasterio) y el bosque de la Herrería, que incluso tiene una zona para hacer picnic.

Las visitas guiadas duran una hora y media, pero por tu cuenta o con la ayuda de una audioguía puede ser incluso más tiempo.

Por cierto, hay también excursiones organizadas muy prácticas al Escorial y al Valle de los Caídos.

Elementos relevantes del Monasterio de El Escorial

Si por alguna razón tienes prisa y quieres saber qué es lo que no debes perderte de ninguna manera, aquí tienes una selección de 5 elementos fundamentales de esta construcción renacentista, promovida por Felipe II, que es a la vez palacio, basílica, biblioteca, panteón y monasterio.

Relojes de sol en el suelo

Reloj de Sol de El Escorial

Reloj de Sol de El Escorial

Bueno, en realidad no son relojes de sol, sino meridianas, y hay dos, construidas por el matemático húngaro Juan Wendlingen en 1755, una en la Sala de Corte del Rey y otra en la sala contigua. Para que las puedas identificar, son como dos líneas rectangulares de unos 5 metros de largo por 15 cm de ancho, insertas en el suelo junto a una ventana, encima de la cual, a unos 2 metros de altura, hay un agujero por el que entra el sol y a mediodía da en un punto determinado de la meridiana. Sirven para poner en hora los relojes mecánicos (porque dice exactamente cuándo son las doce de la mañana). Si os fijáis, ese agujero (denominado gnomon) está hoy cegado, con lo que la meridiana no tiene ya uso. A los niños, si les cuentas esto, se les abren los ojos y prestan toda su atención. ¿Por qué están en este monasterio? Porque, debido a su longitud, las meridianas sólo podían estar en monasterios y catedrales.

La esfera armilar de la biblioteca

Esfera armilar de El Escorial

Esfera armilar de El Escorial

En la parte final de la biblioteca del Escorial, casi junto a la salida, se encuentra la llamada esfera armilar, que, a simple vista, es un conjunto de aros metálicos en cuyo centro se encuentra una representación de la Tierra. Esos círculos (de donde viene su nombre latino “armilla“, que significa círculo) insertos el uno en el otro, representan el ecuador celeste, la eclíptica, el horizonte, el zodiaco, etc.. Apuntando la esfera hacia una estrella, se podían leer sus coordenadas celestes sobre unas escalas graduadas y así establecer su situación exacta en la esfera celeste.

En esta esfera armilar, la Tierra está en el centro porque representa la concepción de Ptolomeo sobre el sistema solar (todo giraba alrededor de la Tierra) que sería sustituida por las teorías de Galileo, que descubrió que era el sol el centro del sistema.

La esfera armilar de la Biblioteca del Monasterio de El Escorial fue construida por Antonio Santucci en Florencia hacia 1582, para el cardenal Fernando de Medici, quien, en el mismo año, se la envía como regalo diplomático al rey Felipe II. Este la colocó al principio en sus aposentos del Alcázar de Madrid, pero posteriormente decidió enviarla al Monasterio del Escorial y a partir de 1593 aparece formando parte del mobiliario de la biblioteca.

El Calvario de Van Der Weyden

El Calvario de Van Der Weyden

El Calvario de Van der Weyden

Este cuadro muestra a Cristo crucificado y a sus pies, vestidos de blanco, la Virgen María y San Juan, todo ello sobre un fondo de cortina con dosel rojo. Su belleza radica tanto en los colores como en la composición y ha sido restaurada recientemente para arreglar ciertos desperfectos que habían provocado caída de la pintura en algunas zonas y un oscurecimiento general de los colores. Rogier Van der Weyden fue el pintor más importante de los Países Bajos a mediados del siglo XV y ésta es probablemente su mejor obra. Las tres figuras humanas parecen casi esculturas y manifiestan su dolor con expresiones de sufrimiento.

El cuadro estuvo en Bruselas y allí lo adquirió un comprador anónimo (probablemente algún súbdito de Felipe II por orden del rey). El cuadro estuvo en el Palacio de Valsaín, cerca de La Granja, y finalmente fue trasladado al Escorial. Más allá de su historia y sus características, lo mejor es situarse frente a él y admirar cada detalle y el efecto que causa la escena en su conjunto: más que explicarlo, hay que sentirlo.

Jardín de los Frailes

Jardín de los Frailes de El Escorial

Jardín de los Frailes de El Escorial

Al rey Felipe II le gustaban los jardines como lugares de descanso del espíritu. Los jardines de El Escorial, entre los que destaca éste de los Frailes, no son ya los espacios cerrados medievales, sino abiertos como corresponde a la época renacentista. En este jardín se mezclaban las plantas medicinales con las hortalizas destinadas a la cocina de los monjes, pero ahora (y es así desde el siglo XVIII) la planta predominante es el boj. El nombre se debe –obviamente– a que eran los monjes quienes se dedicaban a su cultivo y protagonizaban su disfrute; de hecho, se conoce como Jardín de los Frailes al conjunto formado por este espacio verde unido al Jardín de Convalecientes (donde se curaban los monjes enfermos) y al Jardín Real, destinado al rey, a su familia y a los principales miembros de su séquito. No hay nada mejor que rematar una visita al monasterio por un paseo relajante por este jardín.

Sala de los Secretos

Sala de los Secretos de El Escorial. Foto de Misteriored.com.

Sala de los Secretos de El Escorial. Foto de Misteriored.com.

El fenómeno acústico que tiene lugar en esta sala es el mismo de la Sala de los Murmullos, en el Castillo de Coca o en la Sala de los Susurros de La Alhambra de Granada. Se trata siempre de espacios abovedados en los que se puede decir algo en un punto sin que lo oigan personas que están cerca, pero que, en otro punto distante, se oyen a la perfección.

La Sala de los Secretos del Monasterio de El Escorial se encuentra antes de entrar en el Panteón, en el vestíbulo de la basílica. No tiene ninguna ornamentación particular, así que estad atentos para que no os pase inadvertida.

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies