PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

¿Por qué se comen doce uvas en Nochevieja?

12 uvas de la suerte

12 uvas de la suerte: para los niños, mejor peladas y sin pepitas

Pasada la Nochebuena y el día de Navidad, el siguiente gran evento familiar de las navidades es la celebración de la Nochevieja, la última noche del año. Con niños pequeños, esta última cena del año se convierte en una oportunidad de festejar en familia de una forma extraordinaria: ropa especial, comida especial, juegos… Conseguir comerse las 12 uvas de la suerte al son de las campanadas y acostarse más tarde de lo habitual es un aliciente indiscutible para los niños en Nochevieja.

Origen de la tradición de las uvas de la suerte

En España tenemos esta tradición –bien arraigada y generalizada– de comer 12 uvas a las doce de la noche del 31 de diciembre. En otros países de Europa no hacen nada parecido, así que es algo propio de los españoles. El origen de esta costumbre –una tradición de Navidad en España, sí– data de finales del siglo XIX y principios del XX y es de lo más curiosa. Nosotros se la recordamos a nuestros hijos cada año, para que sepan por qué hacen las cosas y cuál es el origen de las cosas que hacemos en Navidad.

La costumbre de beber champán y comer unas uvas el último día del año existía en Madrid hacia 1896 y existe documentación sobre ella. Era algo que hacían las clases pudientes, los más ricos, a imitación de la burguesía francesa. Se trataba, por tanto, de una costumbre elitista, de la que no participaban las clases populares, que probablemente la conocían, aunque no pudiesen practicarla.

A principios del siglo XX, en 1902, se sabe que la tradición se había extendido a otras áreas de España, pero siempre reduciéndose a las clases sociales con más dinero. Fue en 1909 cuando, al producirse una gran excedente de producción de uvas –especialmente en la zona del Levante español– los viticultores iniciaron una campaña para promocionar esa costumbre popularmente y, por lo que se ve, lo consiguieron.

Hoy, en todos los hogares, a las doce de la noche de cada 31 de diciembre y siguiendo el ritmo de las campanadas del reloj de la Puerta del Sol de Madrid, los españoles van comiendo una a una las doce uvas, que simbolizan la suerte que les traerá cada uno de los doce meses del año que está a punto de comenzar. Por cierto, si quieres vivir con tus hijos ese momento especial, pero no quieres pasar las apreturas y el frío que conlleva estar a esas horas en la Puerta del Sol, te recomendamos que acudas al ensayo de las uvas de Nochevieja que tiene lugar el 30 y el 31; eso sí, no puedes comer uvas, sino cualquier otra cosa ;-))

Escrito por Isabel Gª Casado

Isabel Gª Casado

Categoría: Navidad con niños

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR