PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

5 consejos para disfrutar la Cabalgata de Reyes

Cabalgatas de Reyes de Madrid

Cabalgatas de Reyes de Madrid

La Cabalgata de Reyes es un momento mágico que muchos niños esperan con mucha ilusión y muchas expectativas de ver a los Reyes Magos de cerca, que les echen caramelos, ver espectáculos y fuegos artificiales… Sin embargo, la realidad no siempre les da eso que ellos –y sus padres– esperan. Nosotros, con nuestros tres hijos, hemos vivido unas cuantas cabalgatas y de esa experiencia hemos extraído estos 5 consejos para disfrutar la Cabalgata de Reyes. Si vosotros tenéis alguno más, por favor, compartidlos con nosotros dejándonos un comentario a este post.

  1. Ojo a la edad de los niños
    Los niños más pequeños son los que tienen más ilusión, pero también los que sueñan con estar más cerca de los Reyes Magos y se imaginan que los van a poder tocar, que los saludarán… Contadles un poco lo que va a pasar, cómo es la gran cabalgata… Si son muy pequeños, os aconsejamos que vayáis mejor a una de las cabalgatas de barrio (aquí tienes los recorridos y los horarios de las de Madrid). Lo pasarán mejor y vosotros también (todo se ve más cerca, se consiguen más caramelos). Si son más mayores, podéis ir a la grande o a una de barrio primero y luego grande (sólo para fans de los Reyes Magos ;-)). En el peor de los casos, no olvidéis que la gran cabalgata se puede ver por televisión.
  2. Elige bien el sitio
    Informaos antes del recorrido completo de la Cabalgata y elegid un punto que os venga bien. Desplazaos hasta allí en transporte público. El punto final del recorrido es en el que tienen lugar los mensajes de los Reyes Magos (sus pequeños discursos de paz y concordia), las actuaciones de grupos musicales, la aparición de famosos y los fuegos artificiales finales. Eso sí, ese punto final es el de más afluencia de gente. De nuevo, calcula si la edad y la paciencia de tus hijos (y la tuya) es capaz de pasar esa prueba. A lo largo del recorrido, la gente se va alineando y formando varias filas; muchos padres acuden con pequeñas escaleras plegables para que los niños se puedan subir y ver mejor. Sea como sea, una vez situados en un lugar, la posibilidad de movilidad no es mucha, pues mucho tiempo antes de que empiece todo está abarrotado.
  3. Horas de espera
    La Cabalgata de Reyes se celebra el 5 de enero alrededor de las 18:30 de la tarde. Suele durar unas tres o cuatro horas, pero, para encontrar un buen lugar, tienes que ir con antelación. Los accesos en coche a la zona están cerrados y eso contribuye también a aumentar la afluencia de gente en autobuses y sobre todo en el metro. Tened en cuenta todas esas circunstancias a la hora de prever la hora de salida de casa.
  4. Abrígalos y lleva agua y comida
    Al salir de casa, todo parece fácil: abrigaditos, contentos porque vamos a ver a los Reyes Magos… Luego, con la espera, el estar parados en un sitio, las horas que pasan, llega el frío, les da hambre, sed… Sed previsores y abrigadles bien (ojo a los pies, que es de lo que más se quejan al estar parados), llevad una botellita de agua y un bocadillo o algo de comer. Una vez en la cabalgata, cuando ya estáis en el sitio que queréis, moverse para ir a comprar algo significa perder el puesto. Hay gente que vende refrescos y agua allí mismo, pero ya os podéis imaginar los precios.
  5. Caramelos y chuches por si acaso
    Los niños van con sus bolsillos vacíos y esperan llenarlos de caramelos lanzados por los Reyes Magos. Luego, ves a gente pertrechada con bolsas de plástico y, lo que es peor, con paraguas que abren y colocan al revés para “pescar” todos los caramelos que puedan. Parece increíble, pero la experiencia nos ha enseñado que hay gente así, capaz de aguar la fiesta a los más pequeños por la codicia de “y yo me llevo más”. Nosotros hemos sufrido varias veces esto y, lo que es peor, el desencanto de los chicos, que no pueden rivalizar con esos cazadores de caramelos. Por eso nos llevábamos de casa una bolsa con caramelos y chuches y, al finalizar la cabalgata, si había desencanto, sacábamos la bolsita y… “¡Mira qué chuches me ha lanzado un paje!” Mano de santo…

Escrito por Isabel Gª Casado

Isabel Gª Casado

Categoría: Navidad con niños
Etiquetas:

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR