PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Cómo hacer cantar una copa: sobremesa con niños

Hacer cantar las copas es un buen entretenimiento para las sobremesas familiares.

Hacer cantar las copas es un buen entretenimiento para las sobremesas familiares.

En las comidas familiares, tan recurrentes en Navidad y en otras celebraciones, los críos acaban cansándose, sobre todo al final, cuando ya no tienen hambre y los mayores empezamos a charlar de nuestras cosas. La sobremesa, que a nosotros los adultos nos encanta, a los niños los aburre y, como siempre, cuando se aburren, molestan y ni están bien ellos ni nos dejan estar bien a nosotros. Es el momento de tirar de imaginación, contar algún chiste, plantearles algún juego de ingenio o… enseñarles cómo se hace cantar una copa 😉

Vídeo: así se hace cantar una copa

Cristal, líquido y frotamiento

Lo primero que hace falta, claro, es una copa y, cuanto más fino sea el cristal, mejor. Esto no suele ser un problema en una comida familiar, ahí siempre está lo mejor de cada casa. A continuación, se echa un poco de líquido dentro (agua, por ejemplo o, si queda algo de vino y no se va a consumir, pues también vale el vino). Dependiendo del nivel de líquido, la copa cantará con un tono más agudo o más grave, eso también hay que saberlo. Para hacer que la copa cante, es preciso sujetarla con delicadeza y sólo por la parte inferior, porque, si la cogemos por la parte de arriba, anularemos la vibración y no habrá canto. Por último, mojamos el dedo índice o el corazón en el líquido y frotamos suavemente el borde, siguiendo su círculo, con velocidad continua y regular. Eso es todo: la copa, al cabo de unos segundos, cantará divinamente.

Fotos: sobremesa navideña haciendo cantar copas

Los niños, en cuanto nos ven hacerlo, quieren imitarnos, y harán siempre algo mal al principio (la sujetarán fuertemente por la parte de arriba, apretarán mucho al frotar el borde…), lo que da pie a que repitan, a corregirlos, a reír, a contar la primera vez que una copa nos dedicó su melodía… en fin, a recrear una sobremesa adaptada a los más pequeños, con temas realmente importantes para ellos. En nuestra experiencia, además, muy pronto uno o varios adultos se suman al ejercicio y se vuelven locos intentando que sus copas canten. El concierto está asegurado…

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR