PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

10 trucos: cómo elegir el mejor campamento para los niños

Consejos para elegir el mejor campamento de verano

Consejos para elegir el mejor campamento de verano

Cuando se acercan las vacaciones escolares, que no coinciden nunca del todo con las de los padres, todos nos ponemos a buscar el mejor campamento para los niños, asequible para nosotros y divertido para nuestros hijos, que aprendan y que se lo pasen bien, que hagan amigos y que no nos echen demasiado de menos… No es nada fácil. Por eso, os queremos ayudar con estos diez consejos esenciales que podéis seguir para saber cómo elegir el mejor campamento para los niños.

10 claves para elegir un buen campamento de verano

Hoy te damos diez claves para que sepas cómo elegir el mejor campamento para los niños. Sigue leyendo.

1.-Involúcrale en la decisión para que vaya voluntariamente y contento

Antes de comenzar con la búsqueda, habla con tu hijo. No le preguntes si quiere ir de campamento porque la mayoría de los niños responderán que no. Suelen sentir algo de miedo a abandonar lo conocido, sus rutinas, su casa… para pasar tiempo lejos, en un entorno diferente y con gente desconocida. Tú da por sentado que va a ir al campamento, pero que juntos podéis elegir el que más le guste, el que mejor se adapte a su personalidad.

2.-No esperes hasta el último  momento

Esto es esencial: prepara el campamento con tiempo, para que tengas todas las posibilidades abiertas, para que no haya problemas de plazas y para que puedas encontrar el de mejor relación calidad/precio. Si lo dejas para el final, tendrás menos tiempo para buscar, para informarte, para comparar… y acabarás llevándole al que tenga plazas y no te pille muy mal (y seguro que con un precio más alto).

3.-Elige la ubicación y la duración según la experiencia del niño en campamentos

La ubicación del campamento es un aspecto importante

La ubicación del campamento es un aspecto importante

La primera vez que tu hijo vaya a un campamento preferirá por lo general no estar muy lejos de casa. La posibilidad de que, “si pasa algo”, papá y mamá puedan llegar rápidamente les transmite seguridad. Lo mismo ocurre con la duración: las primeras veces, mejor campamentos cortos, de una semana o diez días. Luego, según como haya sido la experiencia del niño, se pueden alargar para las siguientes ocasiones.

4.-El campamento puede ser generalista o temático

Los campamentos antes eran siempre generalistas: pasabas un par de semanas o más fuera de casa y hacías sobre todo deportes variados y actividades al aire libre, mezclado con acampadas y visitas a algún sitio de interés cultural o turístico. Ahora, al haber mucha más demanda, también existe mucha más oferta y han aparecido los campamentos temáticos: de inglés, de fútbol, de cocina, de tecnología, de emprendimiento… los hay de todo tipo y a veces parece que, en lugar de descansar, los niños van a estresarse tanto como en los meses de clase.

Existen buscadores especializados en encontrar campamentos que te ayudan a comparar. Tú conoces a tu hijo mejor que nadie, así que le puedes ayudar a elegir. Lo importante es que lo que vaya a vivir en el campamento le entusiasme, así irá contento… No hace falta que haga un master, aprenderá de todos modos muchas cosas y ejercitará sus habilidades sociales ¿para qué más?

5.-Presupuesto: lo más caro no siempre es lo mejor

El coste del campamento no es un asunto menor, sobre todo si tienes varios hijos. Por un par de semanas, casi todos rondan los mil euros… pero, si buscas con tiempo, puedes encontrar sitios perfectos por un precio razonable. Solemos pensar que cuanto más caro, mejor será, pero esa regla no siempre se cumple: a veces, el precio superior se justifica porque el campamento en cuestión se ha puesto de moda o invierte mucho dinero en márketing y, al final, somos los padres los que acabamos pagándolo.

En otras ocasiones, se debe a que el campamento ofrece a los niños comodidades que no siempre son necesarias: algunos, en la comida, les dan a elegir entre varios platos o no tienen que hacerse ellos mismos la cama, ni quitar la mesa… Mejor que los chavales ejerzan esas pequeñas responsabilidades, porque así el objetivo del campamento se habrá cumplido en mayor medida.

6.-No te dejes llevar por las modas: investiga

Las actividades programadas tendrán mucho que ver en el disfrute de los niños

Las actividades programadas tendrán mucho que ver en el disfrute de los niños

Al llegar la época en que los padres deben buscar campamento, proliferan todo tipo de campañas publicitarias. Marcas conocidas –y hasta programas de televisión– lanzan anuncios destinados a captar la atención de los pequeños y que éstos sean los que presionen a los padres.

Sabemos por experiencia que, por el precio de uno de esos campamentos de relumbros, se pagan dos de menos celebridad mediática, y al final merece más la pena. Hay que investigar, buscar por Internet, preguntar, estar atentos a los anuncios y las informaciones de los medios de comunicación… Al final, eso nos ayudará a encontrar el campamento ideal para nuestros hijos.

7.-Hazte una lista de los puntos que debes tener en cuenta

Un campamento debe cumplir una serie de requisitos. Hazte una lista con los tuyos (los hay generales, pero hay otros que dependerán de tus gustos y de los de tu hijo).

Ten en cuenta las instalaciones (son grandes, tienen zonas amplias al aire libre, están en una zona sin peligro…), los monitores (cuántos por niño, con qué edad y formación, de qué nacionalidad si es un campamento de idiomas…), la cantidad y horario de las comidas (hay niños más comilones, otros que rechazan ciertos alimentos…).

Comprueba también que tienen experiencia con niños alérgicos si el tuyo lo es, algo cada vez más frecuente, y que son capaces de adaptar los menús –en cantidad y variedad– a ese tipo de casos. ¿Cómo pueden resolver una  urgencia médica? Asegúrate de que, en caso de que ocurriese algo, el niño puede recibir la atención médica necesaria (hay un pueblo con médico cerca, en el campamento hay un botiquín con un médico, tienen vehículos para desplazarse si hiciera falta a la población con asistencia sanitaria más cercana…). En este otro post te desgranamos 7 aspectos a tener en cuenta a la hora de buscar campamento de verano.

8.-Llama, pregunta, resuelve todas las dudas

Una vez que tengas una lista de campamentos “finalistas” en tu búsqueda, lee a fondo todo lo que tengan en su web, mira las  fotos de campamentos anteriores, busca  referencias en Internet, pregunta a otros padres por si lo conocen… Finalmente, llama, no te quedes con ninguna duda. Sólo cuando las hayas resuelto todas estarás en situación de elegir y de estar enviando a tu hijo al mejor campamento de todos los que has visto.

9.-Que se comprometan por escrito

El organizador del campamento deberá cumplir: en cuanto a instalaciones, alimentación, asistencia sanitaria...

El organizador del campamento deberá cumplir: en cuanto a instalaciones, alimentación, asistencia sanitaria…

Cuando hayas decidido el campamento al que vas a ir, te harán que rellenes un formulario de inscripción y te exigirán el pago de una parte del coste. Asegúrate que en los papeles que vayas a firmar figuran descritas con exactitud todas las condiciones. Si luego hubiese algún problema, será ese documento el que te ayude a demostrar que los organizadores del campamento no han cumplido con lo que te prometieron. En realidad, toda la publicidad en la que cuenten cómo es el campamento y la propia web en la que aparecen sus servicios pueden servir de prueba, pero mejor contar con un documento firmado.

10.-No te sientas culpable: un campamento es una buena escuela para la vida

Muchos padres pensamos en algún momento que mandar a los niños a un campamento es un poco abandonarlos, porque por nuestro trabajo no podemos dedicarles el tiempo que necesitarían. Algunos niños, cuando no quieren ir, utilizan ese argumento para hacer chantaje emocional a los padres. No te sientas culpable: un campamento es un lugar protegido, con actividades para que ellos aprendan, conozcan gente nueva, se muevan de manera más independiente… Es una buena escuela para que tomen ciertas responsabilidades y luego, a la vuelta a casa, las sigan ejerciendo, claro 😉

De todas formas, si crees que aún no es el momento para un campamento cien por cien fuera de casa… ¿qué tal un campamento urbano? 🙂

Categoría: Cursos para niños

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR