PlanesConHijos.com

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

PlanesConHijos.com - Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Cómo hacer que los niños disfruten con la música clásica

Aunque a priori pueda parecer aburrido, un concierto de música clásica es un estupendo plan para los niños.

Aunque a priori pueda parecer aburrido, un concierto de música clásica es un estupendo plan para los niños.

No es verdad que la música clásica resulte aburrida para los niños, aunque a veces no sepamos cómo hacer que los niños disfruten con la música clásica. Lo importante es que la música les resulte llamativa.

Como aprendimos con los Teletubbies, nada más atractivo para ellos que la repetición, que sea música conocida. Para eso es bueno que, además de lo que escuchan en el cole, también les pongamos música clásica en casa de vez en cuando. Nosotros lo hacemos, por ejemplo, cuando ha habido alguna discusión y estamos todos un poco “mosqueados”. Oye, pones un poco de Mozart y… mano de santo ;-).

A lo largo del año se organizan algunos –pocos– conciertos especialmente pensados para que asistan los niños y se lo pasen bien. Para eso es necesario, por un lado, que es programa esté pensado para ellos y, por otro, que se sea tolerante con la forma de “escuchar música” de un niño: se mueve, tararea, a veces se aburre y pregunta en alto… Vamos, que hay que olvidarse de la férrea disciplina de esos conciertos en los que ni toser se puede a no ser que llegue el descanso.

En Navidad hay más oportunidades para asistir a conciertos de este tipo y, ya desde finales de noviembre, conviene ir buscando si uno quiere brindar a los hijos esa oportunidad cultural.

En nuestra experiencia, cuando se lo propones, la respuesta suele ser algo negativa: “va a ser un rollo”, “me aburro seguro…”. Lo dicen porque no saben adónde van; luego se lo pasan estupendamente.

Dónde buscar conciertos de música clásica

Uno de los locales en los que siempre hay algo es el Auditorio Nacional. Acabamos de estar allí en el concierto para familias patrocinado por la Fundación Excelentia perteneciente a la empresa Dideco, que en esta ocasión proponía La música clásica en el cine.

Conjugaba clásicos muy populares con bandas sonoras de películas que todos hemos visto. ¿Quién no puede tararear Carmen o la música clásica del Can-Can si le dan pie? ¿Quién no reconoce la música de Los Picapiedra o de Piratas del Caribe? Se trata de piezas tan conocidas que en alguna ocasión los más pequeños se arrancan a dar palmas entre la sonrisa de algunos de los violines de la Orquesta Clásica Santa Cecilia.

Pero donde organizan unos conciertos para familias con niños en los que se aprende y se disfruta un montón es en el Auditorio Sony,en sus conciertos de clásicos divertidos. En ese enlace os contamos nuestra experiencia y os damos las claves para que asistáis a alguno, ya veréis cómo os gusta.

Fotos: un concierto en familia

  • Concierto para familias en el Auditorio Nacional.
  • Los pequeños disfrutan de la actividad, pese a sus reticencias iniciales.
  • Un programa adaptado para el público infantil es indispensable para el triunfo de este plan.
  • Padres, hijos e intérpretes de la música en estos conciertos de una manera excepcional.

Por supuesto, que el director espere unos segundos en busca de silencio, batuta al aire, no sirve de nada, porque en el momento de bajarla se oirá un sollozo o un “mamáááá”. Si vas a un concierto y te molesta un carraspeo, no aparezcas por allí. Aquí verás salidas rápidas al servicio o incorporaciones a las butacas entre pieza y pieza, que en esta ocasión, que no es ni seria, ni grave, ni estirada, pasan inadvertidas.

Si lees este blog, seguro que no te importa algún cierto murmullo de papel celofán, de comentarios, o que la fila de delante siga el ritmo con la cabeza o que el menudo aficionado de la segunda fila se ponga de pie a pesar de los esfuerzos de la madre por sujetarlo sentado: está organizado para esto, para que pasen un momento entretenido y distendido, comprendan que toda la música puede ser divertida, que no les dé reparo el apellido “clásica” o que los intérpretes vistan de chaqué.

Lo mejor de todo, no haber escuchado a ninguno el decepcionante “me aburro” o el “¿cuándo nos vamos?”. Prueba del éxito es que se hizo corto y los chavales –todos en general– disfrutaron de la hora y media de concierto más los dos bises que nos propinaron.

Vídeo: el concierto para familias en el Auditorio Nacional


El precio en esta ocasión estaba entre 12 y 24 euros y la recomendación de edad eran cuatro años, aunque ya se sabe que para la música no hay edad y los papás saben que hasta su bebé disfruta.

Categoría: Música

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para proporcionarte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies